Buenas acciones para cerrar el 2015

Nunca es tarde para cambiar

iStock

No importa si fuiste gacho con el prójimo durante todo el año; dicen que si haces buenas acciones en época navideña, toda tu mala onda será perdonada y serás premiado para el 2016. De lo contrario, si te sigues portando igual de culebra con los demás, estarás maldito hasta las próximas posadas: no te darán el aumento en la oficina y sufrirás 12 meses de abstinencia sexual.

De tal modo, nomás por si las recochinas moscas, aquí te ofrecemos algunas ideas de buenas acciones para este fin de año:

-Desearle feliz Navidad al vecino que te cae más gordo (la ruca que te esconde la correspondencia o el viejo que se estaciona en tu lugar).

-Dar un regalo decente en el intercambio de la chamba (no vayas a salir con los típicos calcetines).

-Hacer las paces con algún familiar con el que te hayas peleado y dicho de todo.

-Organizar la posada de tu cuadra, lo cual incluye la preparada del ponche y la repartida de colación.

-Llevar a los chavitos, ya sean los tuyos o unos prestados, a tomarse la foto con Santa o con los Reyes Magos.

-Bajar aunque sea un poco el monto de tus deudas (¡ay, ajá!); esos 48 meses sin intereses no se van a pagar solos.

-No echarle pleito al jefe en el brindis de la oficina, ni hacer algún otro ridículo en estado de ebriedad (tirarle el can a la secre, orinar en el estacionamiento…).

-Acomedirte a llevar el pavo a la panadería pa’ que lo horneen.

-Esperar a tu familia pacientemente afuera de la iglesia durante la misa de gallo.

-Comerte el revoltijo de tu abuelita (o sea los romeritos, no sean mal pensados) en la cena navideña.

-Detener el mecate de la piñata mientras pasan, uno a uno, todos los escuincles a darle sus palos.

-Cargar a los peregrinos (ese pesebre con astillas y figuras de tamaño casi natural) y rifarte todita la letanía: “e-en el nombre del cie-e-e-lo, ho-o-oy pido posa-a-a-da”.

-Sacrificar la mañana entera haciendo cola en la tienda de ultramarinos para comprar el guacalao.

-Decirle “felicidades” a los desconocidos, como al chofer del micro o a la seño de la tienda.

-Apartar un buen cacho de aguinaldo para pagar el recibo de luz en enero; esa iluminación tipo Las Vegas que pusiste en tu fachada no es barata, eh.

-Postear en Facebook la imagen de un árbol navideño con frases cursis y etiquetar a todos tus contactos, incluidos los que nunca pelas ni te pelan.

-Relacionado con el punto anterior, comentar esas publicaciones donde te etiquetan.

-Poner tu casa para la cena familiar de Año Nuevo.

-Decirles a los niños de una vez por todas quiénes son los Reyes Magos (o sea, Melchor Gaspar y Baltasar).

-Arrullar al Niño Dios junto con tu jefa o tu abuelita; besarlo y comerte los durísimos dulces de la colación, poniendo cara de éxtasis y felicidad.

Como ves, chilango, no todo está perdido, aún es posible que el milagro de la Navidad llegué a tu corazón, y de ahí pa’l real. Total, ya para enero todo volverá a la normalidad y podremos seguir siendo perversos como siempre.

En fin, ¿qué otras buenas acciones se te ocurren para cerrar este 2015?

También checa:

– Las leyes más extrañas que regulan el sexo en el mundo
– Los errores de Javier Alarcón y su salida

Cosas en las que le atinó (y falló) ‘Volver al Futuro’

– 35 regalos para Kim Kardashian por su cumpleaños 35

– Burger Boy: la extinción de los dinosaurios brontodobles

– #FrasesDespuésDelSexo

– Asalto con violencia en la colonia Morelos

– Balacera en Tacuba; la policía detiene a dos

– Rata se sube a robar a microbús en Martín Carrera y es capturado