Björk y su traje de cisne

 

Se dice que un estilista en Hollywood es una pieza clave para el funcionamiento de todo el showbiz. Bueno, no se dice eso. En realidad, acabo de inventármelo. Lo que sí es cierto es que muchas estrelllitas de sololoy se las verían negras si no tuvieran a un experto que las asesorara en cuanto a sus ropajes.

Claro: también están las perdidas que no tienen quién las aconseje, o que ignoran al buen samaritano que lo hace. Aquí, 6 que deberían pasar por la guillotina de la moda.

 

 

 

Presunto criminal:

La cantante islandesa Björk, artista completísima que lo mismo le canta, le compone y le actúa. De hecho, su incursión en el cine la deschavetó lo suficiente (aunque igual ya estaba así, admitámoslo) como para incurrir en semejante acto criminal…

 

Lugar de los hechos:

En la entrega de los Óscares del 2001.

 

En qué consistió el crimen:

Todos lo conocemos: un vestido con la forma de un cisne. Lo desastroso no era sólo el modelo, los holanes y la horrible media color carne que le cubría brazos y piernas… No, lo peor esa la cabezota de cisne rodeándole el cuello cual si fuera a ahorcarla.

 

Nuestro consejo de expertos:

Quizás el vestido funcionaría si no tuviera el cisne y menos holanes. Quizás. Pero la verdad es que es un caso perdido.