Bic no sabe fallar

Esa publicidad que no olvidamos nunca.

Especial


Producto o servicio

Bolígrafos Bic


¿Por qué es chido?

Porque era una mentira total: la verdad es que estas plumas
eran las que más sabían fallar. Ah, Wereber, ¿dónde estás?


¿Por qué lo recordamo?

Porque nos recuerda a nuestra infancia y cada inicio de año
en que nos compraban nuestro set de plumas azul, negra y roja. No nos duraban
ni una semana: o se perdían o se chorreaban en el bolsillo de la camisa. Ah,
viejos tiempos.


¿Cumplían con su promesa?

No. Se dice que de las plumas Bic, una de cada diez dura.
Las otras están condenadas a chorrearse o dejar de pintar al mes.