Al ritmo de la banda

Si se acabo el amor...

Flickr /marfis75

 En qué consiste:
Estás hasta la madre de tu peor es nada, pero, ah, la tristeza, ya tenías listos los boletos para el concierto desde hace meses, así que tienen que ir juntos. El esperado día, entran juntos, muy de la mano; disimulas. Compran chelas, van hasta su lugar y comienza el concierto. En el momento más prendido, cuando el lugar esté a reventar de ruidoso, tú se la sueltas: (Muy gritando) "¡¡¡Oyeee!!! ¡¡¡Ya no quiero andar contigo!!!". Nomás que aguas: con tanto ruido, tu ahora ex pareja pueden entenderlo todo mal: "¡¡¡Sí!!! ¡¡¡A mí también me gusta mucho cómo toca el liro!!!".

Probabilidad de morir después del truene:
Si te entiende entre tantos decibeles, depende: si estás en general, es posible que te aviente al slam, a morir a tu suerte; si estás en gradas, te puede aventar. Aunque la salida más fácil es que no te entienda, tú te hagas el non entendido, salgan del concierto y nunca más vuelvas a contestar sus llamadas. Total, tú lo cortaste, ¿no?

Rutas posibles de escape:
Si ves que la cosa se pone punk, dedícale la canción cursi del concierto, porque correr entre tanta gente, imposible.