8. Levantarte tarde

¿Felicidad o no tanto?

 

¿Por qué es bueno?

La pregunta es ¿por qué no es bueno? Lo que todos odiamos de nuestros horarios rutinarios es tener que levantarte en la madrugada para bañarte, desayunar y salir a aplastarte en el micro/metro/tráfico. Levantarse tarde es lo mejor que uno se imagina cuando trabaja 5 ó 6 días a la semana.

 

¿Cuál es el truco?

Levantarse a una hora decente, tampoco se trata de levantarse diario a las 2 de la tarde, porque eso sí que es molesto y te arruina el resto del día.

 

¿Y su lado malo?

Tus horarios se trastocan si entras en la costumbre de diario levantarte tardísimo. Naturalmente, te atrasas en todo y en la noche ya no tienes sueño, así que te desvelas. Y aunque duermas 8 horas como todos, el descanso no es lo mismo.