Siete piezas clásicas destruidas por el pop, la cumbia y más

Ya no hay respeto...

LA BIDA NO BALE NADA

¿Te has puesto a pensar cómo sonaría Beethoven en cumbia o Verdi a ritmo de pop noventero? Pues para que no te lo imagines, aquí te dejamos estas invaluables piezas de arte. Aunque no nos hacemos responsables de las secuelas que esto pueda dejar en ti.

Bach feat. Mercurio 

Cuando Bach creó su Noveno Minueto (O Minueto en Sol Mayor) nunca pensó que los virtuosísimos cantantes de Mercurio lo tomarían para hacerla trizas y sacar su propia versión: ‘Creo en ti’. Por cierto y como nota al pie, cuando tuve la oportunidad de preguntarles si sabían que esa canción suya estaba basada en una pieza de Bach, me vieron con cara de signo de interrogación. Aquí les dejo ambas.

Verdi y Magneto

Si pasas de los 30 ­–o tienes una hermana o hermano que ande por el tercer piso– seguro habrás escuchado ‘Tu libertad’, una rola de los Magneto.  Bueno, pues esta canto a sacudirse del yugo de la opresión, es parte de la ópera “Nabucco”, de Verdi. El fragmento se llama ‘Va Pensiero’, para ser exactos, aunque también se le conoce popularmente como ‘El coro de los esclavos’. Por supuesto que cuando él la creo no pensó que le fueran poner estas coreografías o que terminaría en un especial de Navidad de Televisa.
 

Ievan Polkka / La francesita

Esta canción popular de Finlandia no es precisamente una pieza de música clásica, más bien es un canto compuesto en savo, un dialecto de ese país que narra la historia de Ieva, una chica que escapa de casa para ir a una fiesta donde conoce a un joven. Aún no sabemos cómo esta historia finladesa degeneró en reggaetón y terminaron por pornerle “la frencesita” (¿?) cuando la letra no tiene ninguna relación. Aquí se las dejamos.


 

Vals para Elisa por Los Destellos

Desde antes de que peruanas como La Tigresa del Oriente o Wendy Sulca se hicieran famosas por su música “peculiar”, ese país ya tenía algunas curiosidades dignas de mención, entre ellas la música de Los Destellos. Este grupo, pionero de un género conocido como “cumbia psicodélica”, hizo su propia versión del ‘Vals para Elisa’ (Für Elise) de Beethoven. ¿Se imaginan a Beethoven bailando al ritmo de cumbia? Pues échense este trompo a la uña.

 

 

Cumbia con ópera ¡¿?!

Si hasta el momento no les ha dado el patatús —jaja, ¿todavía alguien dice patatús?—, les dejamos esta joya que no sabemos si nos hace reír o llorar. El video es una chingonería del arte kitsch y ni qué decir de la letra, que menciona hasta a “Le Batimovileee”. A ver si muy buenazos, ¿quién identifica todas las arias que usaron para componer esta joya?

El intro del Chavo del Ocho

Este es un fail por donde se le mire. Para empezar no sólo porque Beethoven nunca pensó que su obra terminaría musicalizando las aventuras de El Chavo del Ocho y sus amigos, sino porque además fue un plagio. Roberto Gómez Boñalos ‘Chespirito’ tomó una reinterpretación de Beethoven llamada ‘The Elephant never forgets’ y la usó sin pagar los derechos. Acá la versión original: la Marcha Turca.

Que nadie sepa mi sufrir

Este vals criollo originario de Perú y compuesto por Ángel Cabral en 1936 fue tan famoso que muchos le hicieron cover, incluso la mismísima Édith Piaf bajo el nombre de La Foule. Pero como la música no conoce fronteras y la cumbia es muy osada, llegaron los señores de La Sonora Dinamita y la hicieron cover. Seguro la has bailado en las pachangas sin saber que originalmente fue un vals para los corazones dolidos.

¿Qué otras versiones de música clásica conoces que hayan sido “reinterpretadas” por ponerla en palabras amables? Déjanoslas en los comentarios.

También lee: