7. Macaulay Culkin

¡Que regresen a su niñez!

Especial

¿Cuándo se veía guapísimo?

Cuando le hacía honores a aquello de “Mi pobre angelito”. Es fácil recordar la imagen del actor colocándose las manos en la cara y poniendo cara de susto. Probablemente fue uno de los amores de iniciación que arrancó suspiros de más de una chica con escenas de Mi primer beso, ¿a poco no nos moríamos por un mejor amigo como él?

¿En qué momento dejo de verse bien?

Cuando dio el estirón y perdió esa gracia “angelical”. Digamos que ya para cuando llegó a Ricky Ricón sus gestos de niño bueno pero travieso estaban demasiado gastados. Por no decir que a pesar de sus éxitos taquilleros nunca lució un buen bronceado.

¿Qué le pasó?

A pesar de sus éxitos taquilleros el chico nunca se le ocurrió pagarse unas vacaciones a la playa para lucir un buen bronceado. También con el peso de la fama le cayeron las ojeras y el típico mal del disparejo adolescente.