6. Observar el Reglamento de Tránsito

Como el Carreño...

¿Por qué impulsar una medida así?
Por terquedad. En el DF nadie respeta mucho el reglamento de tránsito. Es más: muchos ni lo conocemos. Así que, bueno, esperemos que esta medida funcione (la mejor de las suertes).

¿Cómo cambiarán las cosas para bien?
En un mundo ideal, la gente dejaría de dar vueltas prohibidas, dejaría de exceder el límite de velocidad, de pasarse altos, de hablar por celular y fumar al volante, etcétera. En una de esas, hasta dejaríamos de dar mordidas.

¿Y si se malentiende la medida?
La tomaríamos literal: observaríamos el reglamento por horas, anonadados. Alguien, quizá babearía; la mayoría lo veríamos preguntándonos qué se supone que es eso.

 

Notas relacionadas:

La ciudad de… Lafourcade
Chilangos vs Satelucos
20 grandes cosas qué hacer en el DF