6. Guerras de comida

Te ríes con pena y culpa. Pero te ríes.

flickr.com / Marshall Astor


Sí, la hambruna es un tema muy sensible en todo el mundo y
conforme pasa el tiempo más y más gente te juzgan y te ven con cara mezcla de
decepción y enojo si no te acabas tu McFlurry o pides 77 tacos al pastor para ti
solito. De por sí eso está mal visto imaginen el enojo del de junto si le
avientas una taco de alambre en su carota de idiota.

imaginen el enojo del de junto si le avientas una taco de alambre en su carota de idiota.

Una buena guerra de comida
es como tener la mejor noche con la mujer de tu vida, amanecer y darte cuenta
que es hombre.  Cuando en realidad
sólo tendría que ser la mejor noche de tu vida, sin importar quién o qué era tu
pareja.  Claro que amanecerás con
culpa, al igual que desperdiciar comida en perfectas condiciones nos puede
producir culpa.
  Pero hay ocasiones
en las que hay que ser espontáneo, disfrutar el momento y bañar a el de junto con
malteada sin pensar en las consecuencias. 

Les pido por favor que si lo van a hacer lo hagan con
moderación, tal vez usando comida caduca y no cada fin de semana.  Una cada 8 años está buena.  Creo que es un muy buen momento para
decir que las opiniones expresadas en este artículo no son las de la empresa
que me tiene haciéndolo. 
Cualquier
queja es conmigo. Y si esa queja viene acompañada de un duelo de hot cakes en
cuanto el reloj marque las 12, bienvenida sea.