6. Aprende magia.

La diversión tampoco se fue.

flickr.com/Christophe Verdier


Lo que algunos lo ven como
"vacación" tú lo puedes ver como "oportunidad".  Oportunidad de aprender cosas que te harán el centro de
atención en las fiestas y reuniones. 
Que te harán irresistible ante las mujeres u hombres, depende de tu
género mientras lees esto.  Y no,
no estoy hablando de ser un buen conversador o de aprender a bailar.  Tampoco de informarte de temas actuales
o ser el dealer de la fiesta. No no, estoy hablando del antiguo e infalible
arte de la magia.

Qué necesitas:

Un frac con sombrero de copa
Criss Angel, David Blaine y David Copperfield son unos blandengues que le
quitaron toda la onda a la magia en cuanto salieron vestidos casuales.
  Recobra ese misticisimo con el frac.  Si puedes usarlo diario aunque se acabe
la vacación mejor, te dará credibilidad.

Accesorios – una baraja, una
varita mágica (clásica blanco y negro no con pezón de pegaso y esas cosas de
Harry Potter), mascadas de colores, palomas, un conejo y dos asistentes que se
caen de buenas. 

Aprende con libros para niños y
con bromas que compras en el mercado. Y si alguien te molesta con tu elección de
carrera, porque esto no es temporal eh,
la magia es como la mafia, una vez que entras no puedes salir.

la magia es como la mafia, una vez que entras no puedes salir.

A lo que
iba es, si alguien te molesta con esto no te preocupes, por lo menos no usaste
todo tu dinero y vacaciones en un curso de ventrilocuo o acampando en una playa
virgen porque te querías sentir alternativo y en cuanto llegaste te sacaste de
onda porque no había silla en el escusado.