5 tips para los meses sin intereses

Ojo, no olvides que sólo es una facilidad de pago

Getty Images

Siempre es atractivo, pero no hay que olvidar que se trata sólo de una facilidad de pago y que si te descuidas, podría convertirse en el agujero negro de tus finanzas

1. Haz que duren

Si vas a encadenarte a pagos mensuales, hazlo con bienes cuya vida útil sea mayor al tiempo que tardarás en liquidarlos. Sí a lavadoras, cámaras, computadoras, autos. No a esos zapatos que están al último grito de la moda pero que el año que viene –si es que sobreviven en buen estado– no querrás ni voltear a ver.

2. Conoce tu estado de cuenta

Es en serio. Ten presente las fechas de corte y de pago. Como advierte Marco Carrera, director general de Educación Financiera de la Condusef, si se te pasa la fecha límite automáticamente tu deuda se convierte en ordinaria y comenzará a generar intereses.

Ojo: los pagos a través de banca electrónica o corresponsales bancarios (como Sanborns, Walmart, etc.) tardan hasta 24 horas o más en reflejarse. Anticipa tus pagos uno o dos días del corte y no esperes a las 7 de la noche del día anterior.

3. Lee la letra chiquita

Muchas veces estas promociones están ligadas a tarjetas departamentales o comerciales. Considera que, a diferencia de las tarjetas bancarias, muchas cobran tasas de interés mayores.

Como regla, siempre que adquieras una tarjeta averigüa en cuánto andan el CAT (promedio de tasa de interés anual), las comisiones, la anualidad, las penalizaciones. Esa información te da un panorama general de cuánto te va a costar tener esa tarjeta.

4. Analiza tu capacidad de pago

Si se abona a la tarjeta sólo el mínimo, se puede terminar pagando hasta siete veces el monto del crédito original. Lo mejor es liquidar tu deuda total. Si no puedes pagar la cantidad para no generar intereses, paga al menos el doble del mínimo, con lo cual el monto final y el tiempo de pago se reducen significativamente. Lo ideal es que tus deudas no superen en 30% el monto de tus ingresos.

5. Ojo con “compra hoy y paga en febrero…”

Ésta es una buena estrategia para dar más flexibilidad a la hora de liquidar las deudas, pero se corre el riesgo de adquirir una deuda no presupuestada. Sandra León, del Museo Interactivo de Economía (MIDE), aconseja planificar el plazo en que vas a pagar en función de tu ingreso, tomando en cuenta que si es un periodo largo te va a costar más, porque la tasa de interés se eleva.