5 leyendas urbanas de terror japonés

Tengan 'mello', mucho 'mello'

Getty Images

Si algo es parte fundamental de la cultura nipona son sus espíritus, fantasmas y demonios, entes que conocemos y nos asustan sobre todo a través de películas como El aro, La maldición y demás, pero también tienen un gran número de leyendas urbanas que son bastante siniestras. Aquí te presentamos cinco personajes de esas historias que no quisieras conocer.

Hanako-san

En el país del Sol Naciente ni siquiera estás a salvo en el baño. A diferencia de otros entes que aparecen a la menor provocación, Hanako necesita ser convocada; para hacerlo debes tocar tres veces la puerta del tercer gabinete y preguntar “¿Estás ahí, Hanako san?”. Si recibes com respuesta un “Sí, estoy aquí”, puedes abrir la puerta y ver a una chavita con pelo negro que va de falda roja. Dependiendo de su estado de ánimo puede desaparecer o meterte en el baño y matarte. Una mejor opción es no abrir la puerta y salir de ahí.

Cabeza de vaca

Los supuestos primeros registros de esta historia se remontan al siglo XVII, pero se sospecha que existe desde antes. Dicen que la historia de Cabeza de Vaca es tan terrorífica que si la escuchas completa tendrías pesadillas por días y experimentarías un miedo tan desmedido que podrías morir por eso. Pero no te preocupes, como no cualquiera se anima a contar la historia, hay muchas variaciones y ya no hay una versión original, incluso se han perdido algunas partes con el paso del tiempo.

Tomino

Se trata de un poema maldito llamado El infierno de Tomino, y se supone que si lo lees en voz alta podrías sentirte demasiado mal, herirte o incluso morir. Si tienes el gusanito, te dejamos una traducción en español abajo y un video en donde puedes escucharlo en japonés.

  • Su hermana mayor vomitó sangre, su hermana menor vomitó fuego
  • y el lindo Tomino vomitó joyas preciosas.
  • Tomino murió solo y cayó al Infierno;
  • el Infierno está envuelto en oscuridad, sin flores.
  • ¿Es la persona con el látigo la hermana mayor de Tomino?
  • Me pregunto de quién será ese látigo.
  • Golpea, golpea, sin golpear,
  • un solo camino del infierno familiar.
  • ¿Lo guiarás al infierno en tinieblas?
  • Hacia la oveja de oro, hacia el ruiseñor.
  • Me pregunto cuánto habrá puesto en el bolsillo de cuero
  • para la preparación del viaje al infierno familiar.
  • La primavera está llegando incluso en el bosque y el arroyo,
  • incluso en el arroyo del infierno en tinieblas.
  • El ruiseñor en la jaula, la oveja en la carreta,
  • lágrimas en los ojos del lindo Tomino.
  • Llora, ruiseñor, por el bosque lluvioso;
  • él grita que extraña a su hermana pequeña.
  • El llanto reverberó por todo el Infierno,
  • los pimpollos de peonias florecieron,
  • haciendo círculos en torno a las siete montañas y los siete arroyos del Infierno,
  • el viaje solitario del lindo Tomino.
  • Si están en el Infierno, traémelas,
  • La aguja de las tumbas,
  • no voy a perforarlas con la aguja roja.
  • En el hito del pequeño Tomino.

Kuchisake-Onna

Se trata de una leyenda urbana de 1979. Esta mujer usa un cubrebocas y le pregunta a los niños si piensan que es hermosa; si dicen que sí, se quita la máscara para mostrar su boca que está rajada de oreja a oreja y vuelve a preguntar lo mismo. La única manera de escapar es dar una respuesta evasiva, como “te ves bien” o “más o menos” para sacarla de onda y que te deje en paz, sumado a esto puedes distraerla con ciertos dulces. Pero si los niños dicen que sí de nuevo, les corta la boca para que se vean como ella.

Rokurokubi

La imagen que ilustra esta nota corresponde a un rokurokubi, un espíritu con apariencia femenina que es parte del folclore japonés. Hay dos versiones, una en la que el cuello se estira y otra en la que la cabeza se zafa del cuerpo y vuela libremente (nukekubi). Se dice que vivían entre la gente, tenían una vida normal de día y asustaban de noche. Al parecer a todos les gusta espantar, pero algunos sólo “juegan” y otros buscan darte un susto traumático, y por si no fuera suficiente, también pueden robarte energía. Algunos de ellos pueden ser uno de estos entes sin saberlo.

¿Te sabes alguna leyenda urbana así de México?

También lee: 

Un programa de miedo ochentero llamado ‘La Hora Marcada’

Los momentos más tétricos de ‘Eso’

7 historias de miedo de la escuela