4. Tomar entre semana.

La diversión tampoco se fue.

flickr.com/Beanhammer


Son vacaciones de Semana
Santa.
Un término religioso y a fin de cuentas unas vacaciones que le tenemos que agradecer a Judas.

Un término religioso y a fin de cuentas unas vacaciones que le tenemos que agradecer a Judas.

En teoría deberíamos pasar estas fechas
rezando y/o flagelándonos en Iztapalapa. 
Sin embargo, los gabachos se han encargado de darle un significado
totalmente diferente con su Spring Break. 
Y como cae entre semana y tú no te quieres perder la fiesta, vete
preparando para un martes de excesos. 
Porque si tú no puedes ir a él, que él venga a ti. 

Necesitas:

Alcohol – Todo el que
encuentres.  Y cuando quede poco
aplica otra maravilla que inventaron ellos para estas fechas: El Daytona Beach
Challenge
–  Junta todos los vasos
que tengan algo en la mesa.  Junta
a tus amigos ebrios.  Cuenten hasta
tres y empiecen a tomar un trago de cada uno hasta que TODOS se acaben.  Si alguno de ustedes muere de
congestión alcohólica el leer esto me absuelve de toda culpa.
 

Creo que no necesitas más.  Te diría que gringas locas enseñando
las chichis, música altísima y arena. 
Pero en realidad con que se emborrachen en shorts es lo mismo.