3. Si no te queda no compres

¡De compras!

Eso de que los zapatos dan de sí o que te lo compras grande y aseguras que con un par de puntadas lo ajustas o peor aún compras chico y juras que adelgazarás, no aplica. No compres sólo porque está barato, será un gasto inútil.