Metro Road trip

¿Por qué no?

Getty Images

 

 

Lo más probable es que al salir del subsuelo te hayas convertido en todo un Gordon Pym,  y que tu percepción de la realidad se haya acoplado con gusto a este universo surreal que lleva por nombre Distrito Federal.

 

Y lo que pasa es que un día entero a través de todas las líneas del metro trae consigo interesantes consecuencias, tales como:

 

a)   La inminente desaparición del tiempo y del espacio.

b)   El descubrimiento de lugares y objetos totalmente inverosímiles, pero absolutamente reales.

c)    La convivencia con seres que ni siquiera tu imaginación sospechaba que existían.

d)   Y la pregunta obligada: “¿Dónde diablos estoy y por qué rayos no tomé el mapa que me ofreció la señorita de la taquilla a regañadientes?

 

Vale la pena comenzar esta travesía con toda la actitud de un Sal Paradise en “On the road”, y pensar que en este viaje conocerás al amor de tu vida, o que repentinamente te verás en medio de la oscuridad porque se fue la luz del tren, y cuando regresó, ya no había nadie a tu lado y estabas en una dimensión totalmente extraña y desconocida… incluso puede ser que te esperes al final del día, y cuando cierre el metro descubras aquellos pasadizos que llevan a estaciones abandonadas y ocultas, que guardan interesantes secretos.

 

Nunca se sabe cuál será el final de “una travesía en metro”,  pero si un día estas parado en un andén y un vagón vacío aparece ante ti con un viejito con sombrero y bastón dormido en el suelo, di:  “¿por qué no?”; al fin, viajar hasta el fin del mundo cuesta tres pesos, igual vale la pena intentarlo.

¿Por qué no hacer algo nuevo?