13. A cantar con Mariachi

De paseo

Flickr.

¿En dónde?
En el mismísimo Garibaldi

¿Por qué vale la pena?
Porque la música de los marichis es un clásico mexicano, además de que es la mejor forma de ponerte más alegre/triste/eufórico. Es de las pocas plazas abiertas en la ciudad donde puedes beber sin meterte en problemas. Acá la cosa es que puedes encontrar ofertas de distintos precios y poder musical desde el solista con guitarra, pasando por el modesto trío o un poderoso equipo de mariachis. Tú decides, eso sí, pide una de José Alfredo Jiménez.

¿Cómo le hago?
Súbete a un taxi, o pide uno si quieres más seguridad, pídeles que te lleven a Garibaldi (no hay pierde). Prepárate para pasarla bomba en la plaza central del lugar o en alguno de los tugurios que le rodean.