10 grandes misterios del mundo de la música

¡Ya encontraron la cadenita de Carmen!

Cuartoscuro

Hay incógnitas contenidas en canciones que nos llenan de incertidumbre y angustia. En ocasiones y sin razón aparente despertamos a medianoche y nos preguntamos: ¿Quén pompó? O ¿qué chigaos le pasa a Lupita? Aquí les traemos un recuento de esas rolas que contienen esos grandes misterios del Tercer Milenio.

¿Dónde están los ladrones?

Cuando a Shakira la despojaron de su maletita con canciones, se ardió tanto que se lanzó a componer esta rola, preguntándose dónde estaban los ojeis que le robaron la petaca y la pusieron a componer todo un disco otra vez. Ay Shaki, te hubieras dado una vueltecita por la Cámara de Diputados, dicen que ahí abunda esa fauna. Dicen

¿Porqué La Chinita andaba sola en el bosque?

Este caso está lleno de sospechas e hipótesis no resueltas. Uno: ¿por qué los papás la dejaron ir sola al bosque, sabiendo que era un lugar donde fácilmente podía perderse? ¿Acaso querían perderla intencionalmente como pasó en la historia de Hansel y Gretel? ¿Qué hacía Cepillín en un bosque de la China, donde se la fue a topar? ¿Era la misma chinita que estaba sentada en un café, con los dos zapatos blancos y las medias al revés de la que habla Gloria Estefan en su canción Wepa? Muchas preguntas siguen en el aire.

¿Y cómo es él? ¿En qué lugar se enamoró de ti?

Mucho se ha dicho de esta canción, que si era dedicada a un pobre sujeto al que le pintaron los cuernos o que en realidad se trataba de un padre que le preguntaba a su hija quién era el pelmazo que la había conquistado y le estaba robando su amor. Aunque José Luis Perales ha aclarado varias veces que la rola sí estaba dedicada a una mujer infiel, la pregunta sigue ahí ¿Y CÓMO CHINGAOS ERA ÉL Y EN QUÉ LUGAR SE ENAMORÓ DE ELLA? Tampoco supimos de dónde era ni a qué dedicaba el tiempo libre. Osh.

Si Laura no está, ¿a dónde se fue?

Esta rola que apesta a noventas nos puso a pensar a dónde diablos se largó Laura dejando desconsolado al pobre de Nek, quien la seguía amando a pesar de las heridas. Lo peor es que la rola se la dedicaba a su pobre novia en turno, la cual tenía que lidiar con ser la funda de repuesto, cosa que a nadie le gusta ser. Habría que hacer una búsqueda en Canal 5 al Servicio de la Comunidad, pues hasta la fecha se ignora el paradero de Laura.

¿Dónde jugarán los niños?

Los Maná son unos expertos en plantear interrogantes sin respuesta. No sólo se preguntaban dónde iban a jugar los niños, también se preguntaban qué diantres pasó en la Selva Negra y también nos dejaron con la duda de dónde quedó el amor de la Loca del Muelle de San Blas. Tanto nos pusieron a reflexionar que hasta los Molotov también se preguntaron: ¿Dónde jugarán las niñas?

¿A dónde iba el Conejo Blas?

Aunque Cri Cri se preciaba de hacer rolas para niños, la del Conejo Blas sí estaba MUY cañona, si no, nada más analicen la letra: “en cuanto asome la jeta con esa escopeta le debes tirar”. A pesar de que hoy muy pocos recuerdan la letra completa y sobre todo la parte de la pregunta “¿A dónde vas, Conejo Blas?” (cosa que NUNCA se supo), seguro hoy esta canción estaría prohibidísima por promover el uso de armas y la cacería. Nomás acuérdense de cómo le fue a Lucerito.

¿Qué le pasa a Lupita?

Cuando mi Banda el Mexicano nos regaló este hitazo para bailar de caballito nunca se imaginó los alcances que tendría la pregunta que planteaban. Las generaciones actuales siguen preguntándose “¿qué le pasa a Lupita, qué le pasa a esa niña?” sin tener una respuesta satisfactoria. Por lo menos sí sabíamos qué es lo que quería: bailar. ¿Y por qué ella no bailaba? Por culpa de su papa, che ruco represor.

¿Quén pompó, chapatitos quén pompó?

Esta pregunta planteada por el inmortal Chico Che y  su agrupación La Crisis nos hace pensar: ¿la morra a la que le escribieron esta canción tenía un amante de varo que le andaba solapando sus costosos gustos? Porque la rola también dice que le compraban vestiditos y sabe Dios cuántas cosas más. La cosa es que la chiquilla quedaba muy mona y andaba por la vida destrozando corazones. ¡Salió abusada!

¿Ya encontraron el unicornio azul de Silvio?

Otra historia de paraderos no resueltos. Silvio Rodríguez se pregunta melancólicamente dónde habrá quedado su unicornio azul, aunque más bien debería preguntarse dónde dejó el porro, porque eso de andar viendo unicornios azules no suena nada coherente (todos sabemos que son blancos y que brincan sin parar hacia el lado más angosto de la calle). Ahora que si el unicornio efectivamente existió, a lo mejor ya pasó a mejor vida víctima de un osado taquero o terminó desvalijado en la Buenos Aires.

¿Y ahora quién, si no soy yo?

A todos nos ha pasado. Después de que nos botan por alguien más, lloramos, nos miramos en el espejo y nos sentimos estúpidos e ilógicos. Y luego nos la imaginamos toda regalando el olor de su piel. Luego, por supuesto, nos ponemos ha stalkear como enfermos para despejar nuestras dudas. Marc Anthony: no estás solo, bro. 

Estas son sólo algunas, pero muchas incógnitas quedan en el aire: si el de la rola no se llamaba Javier, ¿cómo diablos se llamaba? ¿Por qué a Daniela Romo le decían solamente mentiras? ¿A quién le importa lo que yo haga, a quién le importa lo que yo diga? Pero no todo es desolación: uno de las grandes misterios ya ha sido revelado y es que AL FIN la cadenita de Carmen ya fue encontrada.

Les dejamos la rola que narra el hallazgo y les dejamos la pregunta abierta: ¿qué otras rolas con misterios no resueltos conocen? Póngannoslas en la sección de comentarios.

http://www.youtube.com/watch?v=IWwM87gzbPs

También checa

– El chatarral: arte hecho con basura
– Palabras que arruinan un día
– Fuentes alternativas de calor chilango