7 cosas que los papás de antes no hacían

Ahora todo suena tan normal

iStockFather sits on a sofa while changing his sons nappy. Father holds his hand to his head as the baby cries.
Lo cierto es que el rol de papás y mamás se ha modificado poco a poco para ser ahora más parejo en cuanto a responsabilidades.
 
Aunque todavía hay cosas que están exclusivamente dirigidas a “mamita”, cada vez hay más papás que le entran al cuidado de los hijos, algo impensable hasta hace un para de décadas (sí, con alguna excepciones).
 
A continuación presentamos 10 cosas que los papás de antes no hacían y que hoy es cada vez más común verlos hacer. 

1. Llevar a la escuela a los niños

En el pasado, el papá que llevaba a su hijo a la escuela era una especie de figura de admiración de parte de las señoras que veía sorprendidas la manera en la que el señor llevaba de la mano a su pequeño y se despedía de él en la puerta.
 
Hoy, es indistinto quién lleve a los niños a la escuela, por lo que papás y mamás conviven por igual. 

2. Preparar el lunch

Hace unos años, era impensable que papá preparara el lunch, ya que “no sabía igual” si no llevaba el sabor de mamá.
 
Hoy, no sólo el papá prepara el lunch, sino que también vigila que sea saludable, por lo que no sorprende que parta una zanahoria para ponerla en un “tóper” con sal y limón. 

3. Ir a las juntas

Antes, ver a un papá en una junta de padres de familia era algo extraño, y quizá se debía a que el chavito se portaba mal y “la figura de autoridad” de la casa tenía que intervenir.
 
Hoy, es casi imperceptible si es el papá o la mamá o los dos quienes va a las juntas; inclusive, ya hay más hombres que participa en las actividades de la Sociedad de Padres de Familia.

4. Cambiar los pañales

Eso era una labor reservada exclusivamente para las mamás, lo cual todavía puede comprobarse en algunos restaurantes, donde sólo hay “cambiador” en el baño de mujeres.
 
Hoy, cambiar pañales es labor de dos, pero también vestir a los bebés, bañarlos y arroparlos antes de dormir, además de despertarse durante la madrugada dos o tres veces para darles de comer o a ayudar a mamá a hacerlo.

5. Atender al recién nacido

En tiempos pasados, la tradición marcaba que la abuela materna debía ir a casa de su hija para atenderla y ayudarla con el primer nieto, además de guardar distancia cuando “el señor” regresara por la tarde.
 
Hoy, ya hasta hay empresas que ofrecen incapacidad por paternidad, por lo que los caballeros pueden permanecer varios días a lado de su amada para, entre ambos, atender las necesidades del bebé.

6. Expresar sus sentimientos

Un par de décadas atrás, no era común que los papás, por ejemplo, le dijeran “te quiero” a sus hijos, ya que eran una figura de respeto y el machismo que predominaba impedía que los varones expresaran ese tipo de sentimientos.
 
Hoy, los papás son abiertamente cariñosos con los hijos, a quienes pueden abrazar y besar en público y sin temor a que los vean raro. 

7. Ser “amos de casa”

En la época de las cavernas, los hombres salían a cazar y las mujeres se quedaban en la cueva a cuidar a los críos, y esa tradición permaneció hasta la actualidad, cuando muchas personas todavía piensan que los hombres deben salir a trabajar y las mujeres quedarse en casa con los hijos.
 
Hoy, esta idea se ha modificado a tal grado (gracias a factores como la tecnología) que ya hay familias en las que la mamá es quien sale a trabajar a una oficina y el papá es quien se queda en casa a trabajar, pero también es el responsable de las labores del hogar, como, por ejemplo, preparándole de comer a los hijos.
 
¿Qué otras cosas hacen los papás de hoy?