*

Lady Hamlet - Escena | Chilango.com

Revista Chilango

3ra. encuesta
anual de sexo
Agosto 2014
No. 129
Suscríbete

Registrate o inicia sesión a través de:

Lady Hamlet

Crítica Chilango


Teatro Orientación

Reforma SN

Esquina con Campo Marte

Col. Polanco Reforma

Horario

jue-vie 20 hrs, sáb 19 hrs, dom 18 hrs.
Del 15 de octubre de 2012 al 2 de diciembre de 2012

Usuarios:



Precios

  • General
  • $150
TC:
Ticketmaster
Boletos en taquilla

Especial

Crítica Chilango

Por Roberto Marmolejo Guarneros

Este año Shakespeare ha aguantado de todo. Desde versiones muy afortunadas de sus obras mayores como Temporal, la intervención de Flavio González Mello a La Tempestad; el titánico Macbeth que interpretaron en dueto Laura Almela y Daniel Giménez Cacho o el Hamlet que The Shakespeare’s Globe, presentó en la Corrala del Mitote.

Entre las desafortunadas está la torpe y chabacana puesta en escena de La tempestad, que dirigió un desgastado Salvador Garcini y Lady Hamlet, el “espectáculo de Aurora Cano a partir del texto de William Shakespeare.”

El caso de Lady Hamlet resulta desafortunado, por contradictorio. La propuesta de Aurora Cano es muy interesante: invierte los géneros de los personajes shakespeareanos para mostrar que la maldad, la ambición o la nobleza y la bizarría no son atributos ni femeninos ni masculinos. Ruines y malvados, nobles y heroicos, podemos serlo todos y todas.

Pero la concreción de su idea resulta fallida. Por un lado, desperdicia a una gran actriz de teatro como Margarita Sanz, que apenas aparece unos minutos en escenas sin garra ni impacto; Sonia Franco, que tan bien mostró su músculo actoral en Bosques (dirigida por Hugo Arrevillaga), es una Lady Hamlet sin la fuerza que la locura y la venganza insuflan en el personaje; Olivia Lagunas, una maravillosa Ariel en Temporal, es un pálida y desdibujada Hortensia (la contraparte femenina de Horacio en esta versión).

Por el lado de la escenografía y el vestuario, uno no atina a comprender para qué hay un mostrador que impide el movimiento de los actores o su visualización completa; para qué una esfera de tamaño tan grande  gravita sobre el escenario y estorba en lugar de crear un espacio o cuál fue el racional a la hora de elegir un vestuario tan… Feo.

Hay que reconocer que dos actores destacan en el montaje, Anna Ciocchetti que recrea una reina Claudia con mucho “veneno” y ambición y Marcos García, el rey Gerardo, que le da al personaje una debilidad e inocencia que no tiene la reina Gertrudis del original.

La música con todo y que es bellísima –resonancias de la música popular- no tienen nada que ver con nada.

Con elementos tan dispares y una dirección que no sabe dar ritmo ni dinámica a su propia propuesta, Lady Hamlet cava su propia tumba y en lugar del cráneo de Yorick, se oye el ronquido del espectador que se duerme del aburrimiento. 

Texto  
¿Te gusta?
Síguenos en: