*

Cartas de amor a Stalin - Escena | Chilango.com

Revista Chilango

Diseño para
tu depa
Julio 2014
No. 128
Suscríbete

Registrate o inicia sesión a través de:

Cartas de amor a Stalin

Crítica Chilango


Teatro Casa de la Paz

Cozumel 32

Col. Roma Norte

Tel. 5286-5315

Horario

Miércoles, jueves y viernes a las 20:30 hrs, sábados 19 hrs, y domingo 18 hrs.
Del 27 de septiembre de 2012 hasta nuevo aviso

Usuarios:



Precios

  • General
  • $150
TC:
Boletos en taquilla

CNT/ Sergio Carreón Ireta
Género
Drama

Crítica Chilango

Por Roberto Marmolejo Guarneros

Una llamada de teléfono pone en alerta a Mijail Bulgákov. Stalin, dictador de la Unión Soviética, parece querer hacer las paces con el escritor más sarcástico y agudo de esos años.

…Pero la llamada se corta y Bulgákov –autor de novelas y obras de teatro bien conocidas como La guardia blanca, Corazón de perro o El maestro y Margarita– entra en una espiral de obsesión con el dictador que poco a poco lo aleja de la realidad y lo sume en la ignominia cuando esa llamada, que determinará el levantamiento del castigo o el exilio del escritor, no se repite.

Con esta sencilla anécdota, Juan Mayorga –uno de los mejores dramaturgos españoles de ahora– reflexiona en escena sobre la libertad y la censura; sobre el poder y los escritores; sobre la seducción del poder y la libertad personal; pero sin rollos ni lecciones, sino como un verdadero artista que nos cuenta una historia alucinada donde Stalin aparece y desaparece y dialoga con un Bulgákov desesperado porque ansía escribir y publicar sin cortapisas, pero también quiere congraciarse con el hombre fuerte de la URSS.

Y así, también sencillamente, con unos actores muy solventes como Luis Rábago (Stalin), Juan Carlos Remolina (Bulgákov) y Gabriela Núñez (Bulgákova), el director Guillermo Heras propone un montaje con las piezas justas y ajustadas para la obra de Mayorga: música de autores rusos y la iluminación de Kay Pérez que matiza, transfigura o ambienta cada escena.

No basta decir que la obra de Mayorga encontró en Heras un aliado, porque entre los dos nos regalan con un espléndido trabajo, diferente y propositivo: Teatro de ideas, para pensar y repensar.

Texto  
¿Te gusta?
Síguenos en: