Una rubia muy astuta

Cortes?a.

Como
preparación al estreno de La Güera Rodríguez en el teatro Helénico, entrevistamos a la actriz
Chantal Andere y al director Jorge Ortiz de Pinedo para que nos dieran su
opinión sobre esta significativa obra de Federico Schroeder Inclán.

1.
Lo que nos contó Chantal Andere:

¿Cómo
surgió este proyecto?

Surgió por un guión que le llegó a Jorge Ortiz de Pinedo, quien más
tarde me invitó a tomar el papel de María Ignacia Rodríguez de Velasco, mejor
conocida como la Güera Rodríguez, una mujer muy importante para la historia de
México. Según cuentan, tenía una personalidad encantadora y era muy hermosa;
pero sobre todo brillante: poseía esa magia para poder seducir a los hombres
más poderosos del país.
Los tenía comiendo de la palma de su mano.

¿Por
qué te interesó colaborar con Jorge Ortiz de Pinedo?

Me
interesó saber que Jorge viene asociado al CONACULTA para festejar el
bicentenario. Fue una fecha muy acertada para tomar este papel y colaborar en
el montaje. Es una puesta en escena de época, donde la gente verá los
vestuarios antiguos y los muebles auténticos del siglo XIX.
Además somos 27
actores en escena, y ya difícilmente se ven obras tan numerosas.

¿Qué
retos te ha planteado el personaje de la Güera?

El
libreto. Hablaban muy diferente, con mucho protocolo.

2.
Lo que nos contó Jorge Ortiz de Pinedo:

¿Por
qué retomar el texto de Federico Schroeder Inclán?

 Es
una de las pocas comedias sobre nuestra historia, y el personaje que retrata
(La Güera Rodríguez), es una especie de víctima de la historia. Ha sido
relegada por la historia oficial. Cuando uno se va enterando a través del libro
de Artemio de Valle Arizpe, se dimensiona a la Güera como una leyenda.
Una
mujer que tuvo romances con Iturbide, con Humboldt, con Tolsá y con Bolívar.
Era una aristócrata que estaba en el centro de todo. Esta es una comedia
costumbrista, simpática e inteligente, y me pareció muy adecuada para las
celebraciones en torno al bicentenario.

¿Qué
rescatas del anecdotario de la Güera Rodríguez?

Que
para muchos era como una Robin Hood de la época: le robaba dinero a los nobles
para enviárselo a Hidalgo. Cuando uno lee a los cronistas se entera de
muchísimas cosas, como que la frase "Después de México, todo es Cuautitlán", es
de ella; o que la imagen de la virgen de los Remedios que pintó Tolsá está
inspirada en su rostro. Además, toda la historia de los coloquios en casa de la
Güera Rodríguez es fascinante.  

A
partir del 19 de Agosto, esta obra se presentará durante ocho semanas en el
Teatro Helénico. ¡No se la pierdan!