Cinco enseñanzas que nos dejó la música de Cri Cri

¿Sabías que Walt Disney quiso comprar al Grillito Cantor?

Si hay un personaje que marcó la niñez de miles de chilangos es Cri-Crí, el grillito cantor, interpretado por Francisco Gabilondo Soler. ¿Cuántos no fuimos a la primaria en compañía de “Caminito de la escuela” o nos imaginamos cientos de historias inspiradas en los cuentos de este veracruzano?

Y es que no sólo se trataba de relatos llenos de magia y fantasía sino que la mezcla de diversos ritmos y géneros como tango, polka, vals, country, entre otros, hicieron de sus composiciones las favoritas de varias generaciones.

Asistimos al espectáculo que la Compañía Nacional de Danza presenta en el Centro Nacional de las Artes como tributo a este cantautor. Aquí cinco enseñanzas inspiradas en el repertorio de este ballet:

28242Francisco Gabilondo Soler
Francisco Gabilondo Soler (Cortesía)

1. El chorrito

Enseñanza: La gotita sube y baja

No sé ustedes pero sin esta canción, mi niñez no hubiera sido la misma. No sólo me hizo cantar e imaginar una hormiga chapeada con paraguas sino que me ayudó a entender el ciclo del agua. Imagínate si todas las lecciones escolares estuvieran acompañadas de historias tan fantásticas como ésta.

2. Di por qué

Enseñanza: Dime abuelita

Esta es una de las canciones más nostálgicas que compuso Cri-Crí, aquel tema que nos hace recordar a los abuelitos, y cuestionarnos el por qué de sus lentes o sus cabellos como la espuma del mar. No es que nos enseñe a amarlos, sino a valorar su presencia, a saber apropiarnos de sus historias y recordarlos con una sonrisa.

3. Llueve

Enseñanza: Las gotitas cuando saltan hacen pim, pim, pom

Canciones dedicadas al asombro que causan las cosas más comunes, es una de las aportaciones de Gabilondo Soler. Este tema narra la historia de un par de conejos escondidos de la lluvia, así como la diversión y sorpresa que provoca la caída de las gotas de agua.

“Según los mayores, los niños se maravillan con las cosas más tontas. Es triste dejar de ser niño, y suponer tontas las cosas que antes nos gustaban. El secreto de la felicidad consiste en seguir admirando las cosas pequeñas…” apuntó alguna vez el propio grillito cantor.

4. Negrito Sandía

Enseñanza: Ya no digas picardías

Seguramente a varios, y más de una vez, nos prohibieron decir groserías. Esta canción aparte de estar llena de un ritmo -que aunque lo niegues te hará bailar – es una alusión a lo mal que puede verse una persona malhablada. Es una sugerencia a cuidar nuestro vocabulario para evitar ser echados por la ventana o agarrados a garrotazos por nuestra tía, tal como le fue al pobre Negrito Sandía.

5. Negrita Cucurumbe

Enseñanza: Negrita estás bonita

Otra de negritos. Y no es que Cri-Crí fuera racista, todo lo contrario. Esta canción es un llamado a ser felices con nuestras cualidades físicas. Así como la negrita cucurumbe, que en algún momento quiso ser blanca como la luna, Gabilondo Soler nos enseñó que cualquiera que sea nuestro color de piel, es perfecto.

Dato curioso: Alrededor de 240 canciones fueron las que realizó este artista, tal fue su éxito que incluso Walt Disney intentó comprar el personaje de Cri-Crí, afortunadamente esto no sucedió y Disney tuvo que crear a “Pepe Grillo”.

No dejes de ir a este ballet, es una ocasión perfecta para acercar a tus chilanguitos a la música y el baile con coreografías y montaje de las historias de las que habla Gabilondo Soler en sus canciones.

Centro Nacional de las Artes
Río Churubusco 79, Country Club
2, 3, 9, 10 y 29 de abril
12 y 14 h, $80 

También lee: 

Escápate un fin de semana del DF

Checa el cartel del Festival Outside Lands. 

20 frases de Kurt Cobain. 

Sólo estamos en sintonía con la tv y la pendejada: León Larregui