¿Qué tal está el show de Lord of the Dance?

Atractivo visual y dancístico

Foto de archivo. Cuartoscuro.

Si quieres admirar la belleza de los cuerpos, tanto masculinos como femeninos, el show Lord of The Dance: Dangerous Games es el indicado; pero si también estás dispuesto disfrutar del arte dancístico, tendrás uno de los espectáculos de mayor calidad a nivel mundial.

Y es que durante su presentación de anoche en el Auditorio Nacional, su bailarín estrella, James Keegan, desató los gritos y suspiros de las chilangas que en cada acto le regalaban aplausos.

Sin embargo, Dangerous Games lleva al público hacia la profundidad de una antigua historia celta sobre el amor y a una lucha entre el bien y el mal, entre el pasado, presente y futuro, todo ello en un montaje visualmente atrayente.

Entre los puntos a resaltar se puede mencionar que se cuenta con una enorme pantalla central donde aparecen paisajes animados de bosques, infiernos y una gigantesca luna llena.

También aparecen hasta 40 bailarines en escena, que en cada acto cambian de vestuario; pero también llega el momento en que sus talentos masculinos enseñan sus torsos musculosos y ellas, con más sutileza, parte de su estética figura.

Entre las diversas técnicas que verás en Lord of The Dance, sin lugar a dudas destaca el uso de zapatos para “tap”, los cuales se convierten prácticamente en armas para las batallas épicas que viven sus personajes.

Es ahí donde la maldad y las almas buenas luchan por un mundo mejor y de ensueños, en el que aún es posible creer que puede existir la unión humana. Hombres y mujeres combaten por este ideal.

A la puesta en escena se suman episodios sonoros con una cantante y dos violinistas, cuya música original es de Gerard Fahy.

Lord Of The Dance: Dangerous Games es la renovaba obra de esta compañía fundada y dirigida por el bailarín irlandés-americano Michael Flatley, que ha pisado grandes escenarios del mundo desde 1996.

Ahora está en la CDMX junto a James Keegan, Morgan Comer, Mathew Smith, Cathal Keaney, Fergal Keaney y Andras Kren. Continuará en el Auditorio los días 10, 11 y 12 de febrero.

¿Irás?

También lee:

Probamos el pambazo de chilaquiles

Los precios para ver a Morrissey

La hora del abrazo al Museo Soumaya