Revista Chilango

Los 10 mejores restaurantes que valen la cuenta

Septiembre 2014

SUSCRÍBETE AQUÍ A LA REVISTA

Síguenos en:

15 años sin el gran escritor mexicano

Los lugares de Octavio Paz en el DF

Octavio Paz Getty Images Octavio Paz
19 de abril de 2013
Por  Paris Alejandro Salazar   @Paris_Alejandro

Casonas viejas, parques, iglesias, callejones y el Centro Histórico marcaron la vida y obra del único Premio Nobel de Literatura mexicano: Octavio Paz. Nuestra ciudad fue su primera inspiración e influencia, pero la modernidad citadina provocó que la mayoría de los lugares cambiaran su vocación o desaparecieran, y hoy sólo quedan los recuerdos de esos espacios por los poemas que dejó el autor de “El laberinto de la soledad”.

Hoy se cumplen 15 años de la muerte de Octavio Paz y para recordarlo.

Aquí te dejamos un recuento de los sitios en los que creció el escritor mexicano en el Distrito Federal y como lucen en la actualidad.

Casa del abuelo (Mixcoac) 
Convento de las Dominicas

Octavio llegó a casa de su abuelo Irineo Paz cuando tenía unos cuantos meses de nacido. Está ubicada en el número 8 de la Plaza Valentín Gómez Farías en San Juan Mixcoac, tenía piscina, frontón, dos kioscos y un teatro. Hoy es un convento de la Orden de las Dominicas, quienes compraron el inmueble.

Fachada de la Casa de Irineo Paz

En “Pasado en claro” Paz describió así su hogar: Mis palabras, al hablar de la casa, se agrietan. Cuartos y cuartos, habitados sólo por sus fantasmas, sólo por el rencor de los mayores habitados. Familias, criaderos de alacranes: como a los perros dan con la pitanza, vidrio molido, nos alimentan con sus odios y la ambición dudosa de ser alguien.

Capilla antes comedor

En “Intermitencias del Oeste” relató cómo en el comedor que hoy es una capilla se reunía con su abuelo a tomar café y hablar de Benito Juárez, Porfirio Díaz, Zapata, Villa, Soto y Gama y los Flores Magón.

Jardín de Paz
 

Sobre el patio donde jugó de pequeño contó en el poema “Pasado en claro” que Yo estoy en donde estuve: entre los muros indecisos del mismo patio de palabras.

Plaza Valentín Gómez Farías 
Plaza Valentín Gómez Farías

También en Mixcoac está la pequeña plaza, que sirve de acceso al convento, al Instituto Mora y a una librería. De ella dijo en "Vuelta": Camino hacia mí mismo / hacia la plazuela. / El espacio está adentro / no es un edén subvertido / es un latido de tiempo.

Iglesia de San Juan Evangelista 

Iglesia de San Juan

La "iglesia enana" fue mencionada en “Pasado en claro”: Su doble lengua de metal / a los difuntos despertaba.

Mixcoac  
Tranvía

Paz caminaba hasta las calles de Goya y la Campana, que se unían con el río de Mixcoac y desembocaban en la estación del tranvía, en donde él debía llegar para trasladarse hacia el centro de la ciudad. 

San Ildefonso 
Prepa de Octavio Paz
 

Estudió en la Escuela Nacional Preparatoria, en el Colegio de San Ildefonso, a finales de la década de 1920. Del plantel relató: A esta hora los muros rojos de San Ildefonso son negros y respiran: sol hecho tiempo, tiempo hecho piedra, piedra hecha cuerpo. Estas calles fueron canales. Al sol, las casas eran plata: Ciudad de cal y canto. Luna caída en el lago. 

Otros lugares 
Casa Alvarado
 

El Colegio Nacional, del cual fue miembro desde 1967.

Su domicilio en la calle Francisco Sosa, en Coyoacán, donde murió el 19 de abril de 1998, y que se convirtió en la sede de la fundación que lleva su nombre y que hoy es el inmueble de la Fonoteca Nacional.

Texto  
¿Te gusta?