Revista Chilango

Chilanga del año: Elena Poniatowska

Diciembre 2014

SUSCRÍBETE AQUÍ A LA REVISTA

Forma parte del Club
Vive Chilango

Síguenos en:

Instrucciones para ser escritor

15 momentos de Jorge Ibargüengoitia

22 de enero de 2013

Jorge Ibargüengoitia fue un hombre de letras que incursionó en varios géneros literarios (teatro, novela, relato, artículo periodístico y cuento infantil), que tuvo el genio para hacer reír a México de sus propios defectos y cualidades y a quien se le sigue reconociendo por su singular estilo alegre y vivaracho.

Con humor elegante y simple, manejo de la ironía y la sátira y facilidad para provocar sonrisas en otros, Ibargüengoitia develó misterios ocultos en la cotidianidad por su capacidad de percibir y apropiarse de la realidad para nombrarla y transmitir su belleza.

A propósito de que este 22 de enero cumpliría 85 años, le rendimos un homenaje al escritor con 15 momentos de su vida.

Raíz familiar

Su segundo apellido fue Antillón. Nació el 22 de enero de 1928. Fue nieto de Florencio Antillón, general liberal que recuperó la ciudad de Guanajuato, luego de la ocupación imperialista; su abuelo también fue gobernador del estado y electo tres veces al mismo cargo, lo ostentó hasta enero de 1877. Su padre fue Alejandro Ibargüengoitia Cumming y su madre María de la Luz Antillón, quienes mantuvieron un noviazgo de 20 años y solo duraron dos años casados.

Sobrenombre de cariño

El padre de Jorge murió cuanto él tenía 8 meses de nacido, su madre lo crió con la familia materna  y tres años después se mudaron a la ciudad de México. Su mamá y su tía Eva Antillón lo criaron. Lo llamaban Coco.

Vocación por las letras

Escribió su primera obra literaria a los 7 años, lo hizo en tres hojas de cuaderno que su mamá unió con un hilo. Jorge no recordaba el tipo de letra ni el contenido, pero mantenía vivos los comentarios de la familia y amigos que le decían: “parece un periódico”. Su madre lo hacía mostrárselo a los invitados ahasta que un día Jorge vendió el texto su tía Margo a un centavo.

Amistad artística

En 1942, en las filas de los boys scouts, conoció a su inseparable amigo Manuel Felguérez. Fue en el Jamboree (reunión de scouts) de 1947 que se realizó en Europa (donde recorrieron Francia, Italia, Suiza e Inglaterra) que se comprometieron “hacer algo de sus vidas que les permitiera seguir viajando”.

Años sabáticos

Estudió la primaria en el Colegio de México de la orden de los Hermanos Maristas, además en el Colegio Francés Morelos. Ingresó a los 18 años a la Facultad de Ingeniería de la UNAM. Al tercer año renunció a la carrera. Posteriormente, tomó 3 años sabáticos en el rancho familiar San Roque en Guanajuato, ahí realizó tareas de campo.

Amor a primera vista

En 1951, durante la puesta en escena Rosalba y los llaveros de Salvador Novo, montada en el Teatro Juárez, quedó impactado por la obra. Tres meses después regresó al Distrito Federal para inscribirse en la carrera de Artes Dramáticas en la Facultad de Filosofía y Letras de la UNAM.

Círculo estudiantil

Tomó la clase de Teoría y Composición Dramática impartida por Rodolfo Usigli, tuvo como compañeros de generación a Emilio Carballido, Sergio Magaña, Luisa Josefina Hernández y Héctor Mendoza.

Primer montaje

Mientras estudiaba en 1953 escribió la comedia en tres actos Susana y los jóvenes, la cual fue leída y dirigida por su Rodolfo Usigli. Escribió otras 15 piezas de teatro. Su último documento en este género fue El atentado en 1962.

Casa propia

En 1955 vendió el rancho de San Roque. Con ese dinero compró y construyó su casa a unas cuadras del Zócalo de Coyoacán. Para 1957 se mudó junto con su mamá y su tía a su nuevo hogar. En ese entonces, Coyoacán le parecía un pueblo fantasma.

Alma Mater

Fue profesor de Teoría y composición dramática en la Facultad de Filosofía y Letras de la UNAM en 1955 y1956, además dio clases de Lengua y literaturas españolas en el Monterey Institute for Foreign Studies en 1963, en la Universidad de las Américas en 1965 y en la de California 1968.

Gusto por la historia

El fondo histórico de Los relámpagos de agosto es la rebelión del general Escobar en 1929, contra Plutarco Elías Calles. La novela de Ibargüengoitia abre con el asesinato de Marcos González, cuya inspiración real es el asesinato de Álvaro Obregón. En Los pasos de López hace un retrato ficticio de Miguel Hidalgo y Costilla, a través de Domingo Periñon.

Rancho Fox

La novela Las muertas se inspiró en un sonado caso de lenocinio en Guanajuato, este hecho real sucedió en lo que hoy es el Rancho de Vicente Fox. El libro fue llevado al cine por Felipe Cazals bajo el título: Las poquianchis.

Etapa periodística

De 1969 a 1976 colaboró en el periódico Excélsior donde develaba los misterios de la cotidianidad urbana. Ahí hablaba desde de la “Tecnología Mexicana. Evolución del taco y de la torta compuesta” hasta de "El Arauca vibrador. Psicoanálisis del que abusa del claxon”, textos que fueron recopilados por Guilermo Sheridan en el libro Instrucciones para vivir en México. En 1976 comenzó a escribir la columna mensual “En primera persona”, para las revistas Proceso y Vuelta.

Enlace matrimonial

En 1973, la pintora Joy Laville, de origen inglés, se casó en segundas nupcias con Jorge Ibargüengoitia. En 1979 vendieron la casa de Coyoacán y se mudaron a Inglaterra y luego a Paris.

Nieto más que escritor

El 26 de noviembre de 1983 murió en un accidente aéreo en Madrid, cuando volaba a Colombia para asistir al Primer Encuentro Hispanoamericano de Cultura. Sus restos descansan en "la Presa de la Olla", en una de las colinas que rodean la ciudad de Guanajuato. En su lápida se lee: “Aquí descansan los restos de Jorge Ibargüengoitia, en el jardín del que fuera su abuelo el general Florencio Antillón, quien luchó contra los franceses”. En su tierra, se le reconoce por ser nieto del general, no por su aportación literaria.

Texto  
¿Te gusta?