*

Mucho más que libros (Bibliotecas que vale la pena visitar ) | Chilango.com

Revista Chilango

Diseño para
tu depa
Julio 2014
No. 128
Suscríbete

Registrate o inicia sesión a través de:

Bibliotecas que vale la pena visitar

Mucho más que libros

17 de octubre de 2012
Por    Tania Oropeza

La belleza arquitectónica o la historia del edificio que la alberga, las obras de muralistas excelsos o simplemente un acervo tan especializado que nunca pensaste que existiría son solo algunas de las muchas razones por las que visitar una biblioteca en este país es una delicia. Lejos de convertirte en un matadito, seguro apantallarás a propios y extraños, nunca sabes cuándo puedes encontrarte con un extranjer@ que te pida un tour interesante por la ciudad.

Chécalas. Todas están en el Centro.

Pinacoteca Virreinal de San Diego 
Arte Alameda

Sí, lo sabemos, el nombre se oye más que aburrido, pero te aseguramos que este sitio no lo es para nada. También conocido como Laboratorio Arte Alameda, este lugar es conocido porque el patio de este convento, que inició su construcción en 1521, fue utilizado como Quemadero de la Santa Inquisición. Con el paso del tiempo el lugar sufrió transformaciones hasta convertirse en uno de los edificios neoclásicos más bellos de la ciudad.

¿Por qué vale la pena visitarla?
Porque hoy está dedicada a exposiciones y actividades de arte contemporáneo, con un enfoque especial en las expresiones producidas en medios electrónicos. Cuenta con un acervo bibliográfico especializado en arte y se realizan periódicamente exposiciones enfocadas en artes visuales. El espacio está dividido en cinco elementos: el atrio, la nave principal, la capilla de Dolores, una sala para proyectos especiales y el

patio antiguo que data del siglo XVI.

Laboratorio Arte Alameda
Dr. Mora 7, col. Centro. Cerca del metro Hidalgo
Tel: 5512 2079 y 5510 2793
artealameda@correo.inba.gob.mx
www.artealameda.inba.gob.mx

Biblioteca del Congreso de la Unión 
Congreso de la Unión

Este recinto está asentado en lo que fuera la iglesia del Convento de Santa Clara. Como dato cultural, es bueno saber que la orden de las clarisas es el equivalente femenino a la orden de los franciscanos. Cuando las monjas abandonaron el convento (porque fue confiscado por el gobierno como bien eclesiástico) fue utilizado como cuartel militar, e inclusive, por algún tiempo, fue una vinatería. En 1936 el gobierno decidió darle un mejor uso, y después de rehabilitarlo se conviritió en la Biblioteca del Congreso de la Unión.

¿Por qué vale la pena visitarla?
Aunque no lo creas, esta biblioteca es de las más visitadas en la ciudad, tanto por estudiantes de derecho, como por académicos, investigadores, reporteros y periodistas. Su principal atractivo es que cuenta con un acervo de más de 50 mil títulos de diversas materias, pero también posee una interesante colección de los Diarios de los Debates de la Cámara de Diputados.

Biblioteca del Congreso de la Unión
Tacuba 29, col Centro. Cerca metro Allende
TEL. 5510 3866 y 5512-52-05

Biblioteca Iberoamericana

El convento de la Encarnación, donde se encontraban enclaustradas las monjas concepcionistas, es el antecedente más añejo de la Biblioteca Iberoamericana. Como la mayoría de los edificios del centro, éste también cuenta con una larga historia y con un sinnúmero de modificaciones en su arquitectura. Lo que hoy puedes encontrar en este recinto es un oasis de paz en medio de la zona más ruda del centro de la ciudad (atrás de Catedral). Después de un sinfín de modificaciones, la
Biblioteca Iberoamericana está situada en un edificio de más de 1,500 metros cuadrados, de estilo barroco mexicano y con un ligero toque de influencia oriental.

¿Por qué vale la pena visitarla?
Porque además de su acervo bibliográfico, cuenta con un par de murales impresionantes realizados por el artista Roberto Montenegro. Uno de ellos está colocado en lo que fue el presbiterio de la iglesia, y muestra a Fray Servando Teresa de Mier sobre una carta que él mismo escribió al Congreso de Anáhuac. La segunda pintura se realizó en lo que fue el altar mayor y representa al continente americano rodeado de aguas.

Biblioteca Iberoamericana
Luis González Obregón 18, colonia Centro.
Entre República de Brasil y República de Argentina.

Biblioteca Miguel Lerdo de Tejada 
Biblioteca Lerdo de Tejada

Su fachada barroca propicia confusión entre los transeúntes: hay quienes se persignan pensando que es una iglesia católica. Pero, la obra de arte que es la entrada de esta biblioteca, es tan sólo el indicio del majestuoso interior del recinto. Fue creada en 1928 por la Secretaria de Hacienda y Crédito público para estimular el estudio de las ciencias económicas y fue bautizada en homenaje a quien ocupó la dirección de la Secretaría de Hacienda con los presidentes Ignacio Comonfort y Benito Juárez. Hoy está ubicada en el Antiguo Oratorio de San Felipe Neri y cuenta con valiosos fondos históricos bibliográficos y hemerográficos.

¿Por qué vale la pena visitarla?
Porque en su interior hay más de 2mil metros cuadrados con la obra del artista ruso-mexicano Vlady. Durante ocho años, el pintor se dedicó a crear lo que muchos han llamado la capilla sixtina de la Revolución, (de todas ellas) dentro de la Biblioteca Lerdo de Tejada.

Biblioteca Miguel Lerdo de Tejada
República de El Salvador 49, col Centro Histórico.
Tel. 3688 98 37 y 3688 98 33
biblioteca_lerdo@hacienda.gob.mx
http://www.shcp.gob.mx/dgpcap

Biblioteca Nacional 
Biblioteca Nacional

Este recinto está ubicado en una de las calles más transitadas del centro: Isabel la Católica. El lugar parece un pequeño castillo europeo. Tiene un patio inspirador donde puedes sentarte a leer bajo la sombra de una jacaranda, mientras una estatua de Alexander Von Humbold resguarda tu abstracción. Como consecuencia del deterioro que ha padecido constantemente, casi siempre está en reparación. Sus puertas están cerradas por ahora, pero quisimos incluir esta biblioteca porque desde afuera el edificio es bellísimo.

Así que la siguiente vez que pases por la esquina de Isabel la Católica y Uruguay, ya sabes que la Biblioteca Nacional tuvo su sede desde 1867 -por decreto del presidente Benito Juárez- en el edificio que anteriormente fue conocido como el templo de San Agustín.

Ahora la Biblioteca Nacional se encuentra en Ciudad Universitaria y cuenta con uno de los acervos bibliográficos y hemerográficos más completos y añejos de Latinoamérica. Posee, por ejemplo, manuscritos originales de Benito Juárez, Francisco l. Madero, Ángel María Garibay y Dr. Atl.

Texto  
¿Te gusta?
Síguenos en: