Aforismos de Carlos Monsiváis

La ciudad chilanga extraña a su cronista

Carlos Monsiváis (Ciudad de México 1938-2010) hizo de la ironía un arma para sobrevivir en México sigue vigente cada día, en cada suceso, en cada historia que surge en la ciudad. Como las leyendas, Monsiváis escribe mejor cada día.

Profeta de todo destino de los chilangos, Carlos Monsiváis era un rockstar de las letras, al grado de que cualquier persona, incluso las que no leen, sabían que era “el escritor”. Tenía el don de la ubicuidad y no faltan las historias donde el cronista estaba anunciado en dos o tres eventos el mismo día y a la misma hora y siempre estaba ahí.

57882Sus pasiones
Sus pasiones (Foto: Cuartoscuro)

Para recordar al señor de los gatos tenemos 75 de sus aforismos. Sentencias precisas, irónicas y a veces hasta crueles, que nos dan donde más nos duele, en nuestra realidad. Monsiváis es tan preciso, tan conocedor de la cultura nacional, que sacadas de contexto, estas frases aplican para toda ocasión y momento. Si no, los retamos a que las utilicen para cualquier suceso actual.

Aforismos

  1. Lo cursi es lo fallidamente bello
  2. Sin la Chingada, las conversaciones se oyen falsamente nacionalistas
  3. “La flojera del mexicano” más bien se llama desempleo.
  4. Quién quita y los traumas son la única familia absolutamente leal que nos queda.
  5. Se vive sólo una vez y nuestros padres hicieron muy mal en educarnos en las tradiciones de la escasez.
  6. Las Oportunidades son para los hijos y los nietos de quienes hoy las tienen.
  7. Al despotismo lo atemperan el asesinato, el fraude, el despojo; y lo prestigian las caridades.
  8. Quédate con los honores, Presidente. Que cuando termine tu mandato, yo me quedaré con la impunidad.
  9. Las grandes frases nunca se irán mientras haya autoridades que las necesiten.
  10. Premisa: La felicidad es un lobby colmado de figuras tranquilizadoras y sedantes.
  11. Conclusión: Las emociones fuertes son privilegio de las vacaciones en el extranjero.
  12. Epílogo: En épocas estables sólo se necesitan buenos amigos y sana diversión.
  13. Lo más trágico del sindicalismo es que los líderes charros, antes de ser charros, son líderes.
  14. La femineidad como metodología para sonreír cautivadoramente.
  15. Si en la promiscuidad se mantiene la sensación de culpa, está bien.
  16. La sociedad está en edad de merecer.
  17. El sexismo también es una suma de enfermedades incurables.
  18. En una sociedad sexista, para sobrevivir, la “mujer liberada” debe machificarse.
  19. Ya renuévate, país. Occidentalízate, quítate el rebozo.
  20. El que no es divertido a los 70 años, ya no lo fue a los 20.
  21. El deseo es plural, la mujer es única.
  22. El libertinaje es la libertad regañada por la moral tradicional.
  23. ¡SPLASH! ¡WHAMM! ¡CRASH! (Desde que el cómic afinó sus onomatopeyas, se debilitó la técnica descriptiva de las catástrofes).
  24. El mayor bien es un coito gratis, y éste es el peor desastre: tu mujer no te engaña porque tú le sigues siendo fiel.
  25. La vida vale mientras no se le aprecie demasiado.
  26. El “tener muchos güevos” es el único idioma de la grandeza.
  27. El muy hombre es el triunfador, fatal destino el de las mujeres… y el de los fracasados.
  28. Con tanta gente no hay sitio para Los Demás.
  29. El respeto al derecho ajeno son el roce y el frotamiento excesivos que trascienden, incluso, los pensamientos mórbidos.
  30. Enamorarse, hoy en día, en función de las canciones, es canjear la credulidad amorosa por la impunidad emocional.
  31. Todo movimiento juvenil dispone solo de unos cuantos años de vida.
  32. El orden con sangre entra.
  33. Lo no sujeto a controles humanos cobra caro la intensidad que proporciona.
  34. Los ídolos del cine son escuelas de la utopía.
  35. No compartir los quehaceres domésticos es precipitar el divorcio.
  36. El tigre es nuestra única oportunidad de ser devorados por el gato.
  37. El gran personaje de la Ciudad de México es la ciudad misma.
  38. El embotellamiento es la vía rápida entre los comienzos de un siglo y su último suspiro.
  39. Cada quién es único, pero las maneras de ser único se parecen demasiado entre sí.
  40. Prevenir sobre la masturbación es recordarle al adolescente la existencia de su pene.
  41. En el futuro, todo mundo tendrá derecho a sus 15 minutos de anonimato.
  42. Sin frustraciones dolorosas no hay acceso respetable a la bebida.
  43. El mayor chiste es no saberse ningún chiste.
  44. La consigna “mátalos en caliente” no es prueba de cinismo sino de prontitud.
  45. Uno pasa inadvertido si se viste como pidiendo empleo en una oficina de gobierno.
  46. El refinamiento se adquiere identificando el mal gusto.
  47. El pecado sin las malas palabras como que no sabe.
  48. Sólo renunciaré al voyeurismo si me permiten tocar.
  49. El que nada tiene, algo compra.
  50. Soy optimista porque creo en mi mala suerte.
  51. Los famosos suelen serlo porque ya los Medios aguardaban su nacimiento (¡Que solitario debió ser la infancia de los fundadores de una dinastía de famosos!).
  52. Moraleja: si la programación no te divierte, te toca transformar tu idea de la diversión porque la tele no va a cambiar.
  53. La telenovela es la otra familia del espectador, la que sufre con estilo y entre muebles carísimos.
  54. Todo cambia, todo se transforma: todo sigue igual.
  55. Lástima que cada gobierno tarde seis años en enterarse de lo que pasó en su sexenio.
  56. ¿Por qué me sucede todo esto? Porque soy mexicano. ¿Y cómo me entero de que soy mexicano? Porque me sucede todo esto. 
  57. El que viaja con frecuencia en el Metro, ya carece de posibilidades de ascenso.
  58. No se puede entender México si no se comprende por qué llora en silencio la actriz Sara García.
  59. Como todos creemos en las décadas, al pasado no le queda más remedio que dividirse en diez.
  60. El ingenio se funda en la amnesia ante los chistes oídos toda la vida.
  61. En la fundación de la Roma Tropical para mí Rómulo y Remo son Beny Moré y Daniel Santos. 
  62. Las mujeres deben aguardar, si no para qué son mujeres, si tienen tanta prisa háganse hombres. 
  63. Una cola es la distancia más corta entre la paciencia y la disolución del Yo. 
  64. Quien no le cuenta a un desconocido las dificultades sexuales con su pareja, carece de intimidad.
  65. Lo que interesa es salir en pantalla, no decir genialidades. 
  66. La piedra filosofal: entrégame una ideología que yo te devolveré una burocracia. 
  67. En México las inauguraciones son acto de fe en el artista, no en el arte.
  68. Lo importante de tener dinero es que la gente lo sepa. 
  69. En un país de machos profesionales sólo el que ríe al último está a salvo de toda sospecha.
  70. ¡Quién tuviera un cuerpo para la vida cotidiana y otro, más flexible y elástico, sólo para el Metro!
  71. El hacinamiento es el origen de las especies.
  72. El Metro es la imagen del mundo felizmente suspendido entre la estación Génesis y la estación Apocalipsis.
  73. El alma, la antigua inquilina del cuerpo. 
  74. Cuando las modas se sienten próximas a morir, vienen a México. 
  75. Amistad que no se refleja en la nómina es pura demagogia. 
¿Y ustedes, extrañan a Monsiváis?