Inicia la cabaretización

Las Reinas Chulas hablan del festival

Ezequiel Trejo.

Las Reinas Chulas y El Vicio lanzan el menú cabaretero de este años con 56 espectáculos nacionales e internacionales en 21 sedes regadas en todo lo largo y ancho del DF.

¿Cómo surgió la idea de hacer reír a la gente en este formato?

Ana Francis Mor: Hace más de una década, empezamos a dar talleres de este género en el Centro Cultural Helénico con la idea de transmitir lo fantástico del cabaret. Después, necesitamos abrir espacios para los espectáculos que, durante el primer año, dirigimos nosotras mismas, aunque más tarde sólo los asesoramos. A partir del tercer año dejó de ser un encuentro y se convirtió en un festival.

¿Qué tiene el cabaret que no tienen otros géneros?

Marisol Gasé: Permite construir tu espectáculo, hacerte responsable de lo que dices, escribes, diriges y produces… El cabaret es transgresión a través de la palabra y del humor. Debe tener una crítica política o social,  y que rompa con lo establecido. 

¿El festival ha generado algún cambio con su crítica social?

MG: Creo que sí, pero los cambios sociales son muy lentos. Hace una década no había marchas; la gente comienza a tomar decisiones, a pugnar y a presionar a las autoridades para generar cambios. El cabaret hace movimientos y es una trinchera que junto a los moneros, intelectuales, periodistas y escritores forman alianzas. 

Leímos en el programa que habrá una “Cruzada por la cabaretización”…

CS: Es para las compañías de los estados de la República que metieron proyectos para el festival, pero a las que aún les faltan herramientas. Van a tener una semana de “encerrón” para que se empapen de cabaret y reciban retroalimentación. Se van a presentar internamente, pero no son parte de la programación oficial.

¿Y de qué se trata “el Vicio académico”?

MG: Son ponencias, encuentros, clases magistrales. Por ejemplo, hay un encuentro de moneros y este año invitamos a Sergio Aguayo, Carlos Pascual y Pedro Miguel a dar una conferencia magistral a partir del cabaret y del humor.

¿Cómo hacen la curaduría para elegir la participación internacional?

AFM: La gente que hacemos humor transgresor nos conocemos, además de las recomendaciones, las convocatorias y de nuestras ganas de ver a alguien que no conocemos. Aunque las dictaduras terminaron con muchas cosas, entre ellas el humor… pero hay muy buen teatro en Argentina y Brasil. 

¿Qué shows son los imperdibles?

AFM; Le apostaría a los internaciones que sólo vienen al Festival.

¿Cómo se hicieron cabareteras?

Cecilia Sotres: Todas salimos de escuelas de actuación, pero aprendimos en las tablas, haciéndolo.

MG: Incluso, buscamos generar nuestros propios espectáculos sin esperar ser elegido por una “vaca sagrada” de la actuación. Pero más que hacernos cabareteras, como dice Tito Vasconcelos, “el cabaret te elige, el cabaret te agarra”. 

¿Qué tan popular es el cabaret entre los chilangos?

CS: México tiene una gran tradición en este tipo de teatro al que se le veía como un género menor, pero tenemos la carpa y la revista desde principios del siglo pasado con Cantinflas, Palillo y Tin Tán. 

¿Por qué resurge?

CS: Pese a que el DF es una de las ciudades con más teatros en el mundo, no hay mucho trabajo para los actores, así que creamos nuestras propias compañías. Además, lo necesitamos por cuestiones políticas y sociales; nos hacemos preguntas a través de la diversión, la música, el sarcasmo y la parodia. 

Su trinchera es feminista…

AFM: En nuestro camino nos hicimos feministas porque nos tocó chambear en El Vicio, donde se reunían. Nuestra gracia ha sido transformar esos discursos feministas y de derechos humanos en algo con sentido del humor.

¿Qué hacen para no repetirse después de 15 años juntas?

AFM: La ventaja es que somos cuatro y cada una puede hacer sus proyectos personales, eso nutre mucho. Buscamos retos como giras internacionales y talleres para tener retroalimentación por todos lados. Lo que aprendes afuera lo traes a casa. 

Del 15 al 31 de agosto, consulta la programación y sedes en festivaldecabaret.com