Fantásmica, de Carlos Bustos

Especial

La cultura mexicana se manifiesta en una larga línea de mitos, leyendas e historias; éstas, a su vez, disponen los temas al lápiz de Carlos Bustos, quien a través de personajes obscuros, refleja el arraigo tradicionalista de las generaciones de México.

En 2009, Carlos Bustos recibió el Premio Nacional de Literatura ‘Gilberto Owen’ por su compendio de relatos Fantásmica. Bustos, quien fue editor de Ediciones Plenilunio durante 14 años, amolda figuras sobrenaturales de diversas culturas a un estilo muy parecido a la forma en que hablamos, narrando la historia de un sacerdote que debe resolver asuntos de espíritus y demonios.

El libro está compuesto por una colección de cuentos que abarca pueblos aislados y grandes metrópolis, todos entrelazados por el padre Bonaduchi Guardiana, que encuentra su propia historia intercalada en los relatos, y cuya inspiración surge a partir de mitos como El conde de Montecristo.

Algunas historias recurren demasiado al lenguaje descriptivo, esto con el puro fin de causar impacto en el lector con mutilaciones y demás. Por el contrario, otras se sienten incompletas y presentan desenlaces un tanto pobres, aunque en la mayoría se puede percibir una historia redonda, que aporta lo esperado.