Revista Chilango

3ra. encuesta
anual de sexo
Agosto 2014
No. 129
Suscríbete

Registrate o inicia sesión a través de:

Noreste

Crítica Chilango


Centro Cultural del Bosque

Paseo de la Reforma

Entre Campo Marte y

Col. Polanco Reforma

Horario

jue-vie 20 hrs, sáb 19 hrs, dom 18 hrs.

Usuarios:



Precios

  • General
  • $150
TC:

Cortesía INBA

Crítica Chilango

Por Roberto Marmolejo Guarneros

El 23 de octubre del 2002, 42 chechenos musulmanes tomaron por asalto el Teatro Dubrovka en Moscú y secuestraron 850 personas para exigir la independencia y retiro de las topas rusas de Chechenia, una ex república soviética del conflictivo cáucaso.

El gobierno ruso, encabezado por ese humanista de la política llamado Vladimir Putin, planeó una estrategia que le hizo ganar tiempo para entrar a rescatar a los rehenes; misión que terminó con la muerte de 170  de ellos y la ejecución de los terroristas que no pudieron escapar.

Esta es la anécdota que retoma el dramaturgo alemán Torsten Buchsteiner para escribir Noreste, donde tres mujeres en tres monólogos paralelos, cuentan su experiencia en aquel espeluznante episodio de la locura fundamentalista y la torpeza política.

Una terrorista (Zura), una médico (Tamara) y una asistente al espectáculo teatral (Olga), tres sobrevivientes que cuentan sus razones, miedos y reflexiones después de la catástrofe…

…Es entonces que se pierde la tensión dramática. Buchsteiner no logra un texto poderoso que atrape, mantenga en vilo o sostenga el interés. Las largas parrafadas de su obra cansan, porque el interés está en el episodio, ahora histórico, no en su narrativa dramatúrgica.

Desafortunadamente, Ignacio Flores de la Lama como director no aprovecha los momentos con más posibilidades de Noreste, para producir esa tensión dramática sin cual ningún espectáculo teatral sobrevive; esa tensión que nos mantiene atentos, expectantes o ansiosos en cualquier tipo de obra.

Y hay momentos increíbles, como el encuentro de Zura, la terrorista que escapa disfrazada, con Tamara, que la atiende y consuela; digo, nada más por poner un ejemplo.

Por otro lado, las actrices Claudia Ríos (Olga), Aurora Gil (Tamara) y Paula  Watson (Zura) sin apoyo sobre el escenario, no consolidan personajes con garra, capaces de golpearnos con sus historias; ellas que han sido sobrevivientes no sólo de un atentado terrorista sino del machismo musulmán, la muerte de los seres queridos o la miseria de la política.

Y no, no es que Noreste sean un mal espectáculo, hay dos o tres escenas hermosas, recordables, conmovedoras.. Simplemente no cuaja y lo peor, por momentos aburre.

Texto  
¿Te gusta?
Síguenos en: