Revista Chilango

Chilanga del año: Elena Poniatowska

Diciembre 2014

SUSCRÍBETE AQUÍ A LA REVISTA

Forma parte del Club
Vive Chilango

Síguenos en:

Agonía y éxtasis de Steve Jobs

Crítica Chilango


Teatro del Hotel NH Mexico City

Liverpool (a una cuadra de Av. Chapultepec) 155

Entre Florencia y Amberes

Col. Juárez

Tel. 5207-1498

Horario

lun-mar, 20 hrs, dom 16:30 y 18:30 hrs.

Usuarios:



Precios

  • General
  • $375
TC:

Especial
Género
Drama, Monólogo

Crítica Chilango

Por Roberto Marmolejo Guarneros

 

Desde que estrenó este monólogo, Mike Daisey, un actor y dramaturgo del Off Broadway, ha estado perseguido por la polémica, el escándalo periodístico y la posibilidad de una demanda por parte de Apple. Hizo lo que un periodista debió hacer: fue y visitó plantas manufactureras en China, donde se fabrican muchos de los componentes de los iPhones y iPads; entrevistó a trabajadores y recabó testimonios. Regresó a los EE.UU. para escribir no un reportaje sino la historia del revolucionario creador de computadoras y gadgets y el horror del sistema de trabajo de aquellas plantas en un monólogo de título muy cursi por grandilocuente: Agonía y éxtasis de Steve Jobs.

La polémica estaba servida: Mike Daisey, un poco a la manera de Michael Moore en el cine, revelaba las condiciones infrahumanas de producción de nuestros móviles y tabletas bajo la mirada indolente del empresario jipi. El escándalo provino de un simple fact checking del periodista Rob Schmitz: Daisey exageró o falsificó testimonios para darle dramatismo a su obra. Por ejemplo, el envenenamiento de los empleados con hexano que se menciona en el monólogo no se había dado en la planta de Foxconn, como el dramaturgo escribió, sino en una manufacturera a miles de kilómetros de allí. Apple al final no demandó. Se asegura que no quiso echar más leña al fuego del tema laboral chino.

A casi un año de la muerte del gurú, empresario, artista y pirata, Agonía y extasis de Steve Jobs se estrena en México con Alfonso Dosal como protagonista en el peor de los teatros: El teatro del Hotel NH, que incomprensiblemente OCESA sigue teniendo como opción para sus espectáculos. Con luces ineficientes, nula acústica -los actores tienen que usar micrófono a pesar de ser un lugar pequeño- y un graderío de auditorio escolar, es trampa mortal para un trabajo decoroso.

Contra el pronóstico, Alfonso Dosal no deja caer el monólogo de Daisey. Y es todo mérito del actor, su agonía y éxtasis. Porque en realidad, no se nota la mano de la directora Claudia Romero por ningún lado: ni en momentos cómicos ni en momentos emotivos. Dosal está solo; depende de su capacidad para contarnos esta historia.

Con altas y bajas; con chistes obvios o con verdaderos hallazgos; sin más elementos escenográficos que una mesa y algunas proyecciones, el actor, que tiene un corta carrera en teatro, con este monólogo se reta y gana el albur muy relajado y divertido. Se nota al verlo en el escenario.

Ojo: Agonía y éxtasis de Steve Jobs no es un documental, es una pieza de ficción alimentada por datos, cifras y la figura de un genio. Escrita por un artesano del monólogo con ganas de sacar ronchas en la buena conciencia de su público liberal y bien pensante, a veces se torna chorera y regañona o ingenua en su denuncia. Sin embargo, Alfonso Dosal la convierte en una pequeña-comedia-para-un-actor disfrutable por su talento.

Además, es la obra imprescindible para los fans de Apple y para el geek que todos llevamos dentro.         

Texto  
¿Te gusta?