Revista Chilango

Los 10 mejores restaurantes que valen la cuenta

Septiembre 2014

SUSCRÍBETE AQUÍ A LA REVISTA

Síguenos en:

Nuevas directrices para los tiempos de paz


Foro A Poco No

República de Cuba 49

Col. Centro De La Ciudad De México

Horario

vie 20:30 hrs, sáb 20 hrs, dom 18:30

Usuarios:



Precios

  • General
  • $135
TC:

Especial

Preview

Por Roberto Marmolejo Guarneros

 

Desde su inauguración como espacio para el teatro en el Centro Histórico, el Foro A Poco No se abrió a los grupos que se dedicaban a ese género reinventado por Jesusa Rodríguez y consolidado por las Reinas Chulas, que ahora tiene tantos perpetradores: el cabaret político.  

Por fortuna, desde este año también ha dado entrada a otros grupos con propuestas íntimas, pequeñas en formato y con otros temas que no sean la patética realidad nacional. Como esta obra del brasileño Bosco Brasil: Nuevas directrices para los tiempos de paz.

Clausewitz es un agricultor polaco que quiere entrar en el Brasil de la posguerra. Huye de la Europa devastada por el fascismo y en la oficina de un oscuro burócrata de inmigración tendrá que dar la batalla con su mejor arma, una que le dará el poder de buscarse otro rumbo en otro país.

Aunque de entrada pareciera un alegato en favor de los refugiados de todas las guerras, el texto de Bosco Brasil es también una de las más sorprendentes y originales reflexiones sobre el teatro y su poder; de allí entonces su potencia dramática: en el enfrentamiento de los personajes se irán revelando historias de tortura, asesinato, sobrevivencia y además, la importancia del arte para salvarnos la vida.

Como director, Gabriel Figueroa Pacheco ha optado por la sencillez para toda su propuesta: escenografía, iluminación y trazo apoyan la intimidad de los actores con mínimos elementos porque en ellos se asienta la verdadera apuesta de eficacia.

Julien Legargasson (Clausewitz) y José Antonio Falconi (Segismundo), si bien no son los mejores intérpretes del mundo, son lo suficientemente solventes para dar existencia a dos personajes desesperados con la contundencia que requieren. Sobresale Legargasson a pesar de que su volumen de voz, que en búsqueda de un tono actoral adecuado, se torna por momentos inaudible, incluso para ese espacio tan pequeño como el Foro A Poco No. Su monólogo final, un texto clásico del teatro, confirma que es un actor y de los buenos.

La última escena de Nuevas directrices para los tiempos de paz es una de las más memorables de la dramaturgia latinoamericana. Ojalá el Foro A Poco No siga abierto a este teatro: íntimo, interesante y sin grandielocuencias. Lo necesitamos.

 

Texto  
¿Te gusta?