*

Esto no es un museo - | Chilango.com

Revista Chilango

Diseño para
tu depa
Julio 2014
No. 128
Suscríbete

Registrate o inicia sesión a través de:

Esto no es un museo


Centro Cultural de España

Guatemala 18

Entre Brasil y Argentina, esquina con A espaldas de la Catedral

Col. Centro De La Ciudad De México

Tel. 5521-1925 Ext 118

Horario

mar-vie 11-22 hrs, sáb de 10-22 hrs, dom 10-16 hrs.

Usuarios:



Precios

  • Entrada libre
TC: Todas

Especial

Preview

Por Carlos Tomasini

Recientemente, los museos tradicionales experimentan con el hecho de tener presencia más allá de sus paredes para así estar más cerca del público y, a su vez, esto ha generado un movimiento de artistas que desarrollan plataformas móviles no sólo para mostrar sus creaciones, sino para crearlas con la interacción de otras personas.

Esta muestra que se presenta en el Centro Cultural España es un compendio de estas acciones que replantean el arte tradicional y los recintos que lo contienen, así como la experimentación de temas, materiales y temáticas que eso conlleva.

A pesar de que esta reunión de museos poco convencionales se lleva a cabo dentro de un museo tradicional, la idea que desean presentar queda clara para el visitante, aunque algunos de los ejemplos suenen algo complicados y lejanos para la audiencia.

Uno de los casos expuestos que vale la pena destacar es el Museo del Arte Censurado, presentado en Washington en 2011 y que representó la primera muestra en la historia de arte creado por gays y lesbianas en la National Portrait Gallery del museo Smithsoniano, uno de los más importantes del mundo, y que provocó airadas protestas.

Otro ejemplo son las “Galletas Mexicanas”, creadas por la artista visual Gitte Bog, las cuales, a manera de una tradicional galleta de la suerte china, ofrece papelitos con mensajes referentes a un posible terremoto en el DF (basándose en el de 1985) y que no siempre son positivos.

Asimismo, otro artista, Diego Pérez, expone su proyecto de biblioteca ambulante, el cual recorre las calles de Neza en un carrito tirado por una mula, simulando los que se dedican a recoger la basura en esa zona, pero que ahora lleva libros que fue comprando a pepenadores también de ese municipio que está pegadito a la Ciudad de México.

Hay proyectos interesantes (y otros no tanto), algunos innovadores (y otros más bien inútiles), pero todos juntos ayudan a entender esta nueva tendencia que, quizá en unos años, sea el verdadero futuro de los museos.

Las fichas de la exposición son largas y hasta algo cansadas para un visitante medianamente interesado en el tema, así que no es apta para desesperados; asimismo, la posibilidad de interactuar con las obras es limitada, por lo que hay que llegar temprano para evitar formarte o, peor todavía, que se acaben, por ejemplo, las galletas.

Si quieres saber lo que no es un museo, no te la pierdas.

Texto  
¿Te gusta?
Síguenos en: