Revista Chilango

Las 100 canciones que marcaron nuestras vidas

Octubre 2014

SUSCRÍBETE AQUÍ A LA REVISTA

Síguenos en:

Germinal

Crítica Chilango


Museo Rufino Tamayo

Reforma

Esquina con Gandhi

Col. Polanco Chapultepec

Tel. 5286-6519

Horario

mar-dom 10 a 18 hrs.

Usuarios:



Precios

  • General
  • $57
  • Domingo
  • $0
TC:

Especial

Crítica Chilango

Por Bartolomé Delmar

Por todos lados se lee la palabra “parteaguas” para describir la última muestra de Carlos Amorales: Germinales. La razón, más que referirse al estado del arte en México, tiene más que ver con la propia carrera del artista: la primera parte de su obra estuvo distinguida por el performance para después concentrarse en la anima- ción digital. Ahora, sus lineamientos no son tan claros ni tan identificables.

Los formatos que se presentan en el Tamayo dejan claro lo anterior: hay tres videos, de temáticas distintas –uno casi documental, sobre un artista guatemalteco; los otros dos navegan en aguas mucho más abstractas–, también hay una especie de periódico (muy hermoso en su ejecución gráfica) que comenta sobre el terremoto de 1985 y finalmente, en medio de la sala hay una serie de cymbales voladores que coronan el detalle multidisciplinario.

Quizá por eso no sea una coincidencia que, aunque las gráficas colgadas en el Tamayo se vean narrativas visuales muy claras, los diálogos, en cambio, muestran símbolos intraducibles. Aunque la obra sea, en palabras de su autor, un comentario sobre la confusa realidad que ha vivido nuestro país a raíz de la violencia, puede también indicar su propio momento creativo: Amorales se muestra como un artista de transiciones, de tránsitos reflexivos que, por serlo con compromiso, no pueden quedarse en lo inmediato.

Texto  
¿Te gusta?