Revista Chilango

Los 10 mejores restaurantes que valen la cuenta

Septiembre 2014

SUSCRÍBETE AQUÍ A LA REVISTA

Síguenos en:

El caso Romeo y Julieta

Crítica Chilango


Teatro Jiménez Rueda

Av. de la República 154

Entre La Fragua y Reforma

Col. Tabacalera

Tel. 5703-1261

Horario

Mar-mié 19 hrs, sáb-dom 12 hrs

Usuarios:



Precios

  • General
  • $45
TC:

Especial

Crítica Chilango

Por Christian Gómez

Frente a una historia como la de Romeo y Julieta, la pregunta no es por qué volver a ella, sino de qué manera hacerlo. El nuevo problema es revisitar el clásico de sobra conocido y encontrar en él su vigencia.

Berta Hiriart, Sandra Félix y Ángeles Hernández asumieron el reto con la dificultad extra de dirigirse al público joven, tarea nada sencilla cuando se conocen la anécdota, los diálogos y, sobre todo, el final. ¿Cómo retener al espectador en la butaca?

Para actualizar el drama ante la mirada contemporánea, el trabajo consistió en replantear las estrategias narrativas. Para ello, la obra reformula la historia de Shakespeare y la presenta como una “paráfrasis policiaca”. En esta versión, los cuerpos inertes de Romeo y Julieta sobre camillas de los servicios forenses representan el inicio (y no el fin) de la trama. A partir de la presencia de dos cadáveres, se indaga un caso que debe ser aclarado a partir de las confesiones de todos los sospechosos.

Convertido en una suerte de novela o película negra, el trajín de estos amantes que ven imposibilitada su unión adquiere actualidad, pues se sitúa en un escenario violento, de encono y rencor, donde la muerte y las visitas al Ministerio Público son moneda corriente.

Para ello, la escenografía e iluminación se integran a la narración y posibilitan transiciones dinámicas, saltos temporales, repeticiones, escenas que suceden paralelamente y generan un ritmo inquietante.

Ante dichas estrategias, y con el nivel de las actuaciones de la Compañía Nacional de Teatro, la frescura del trabajo resulta incuestionable. Sin embargo, con todos esos elementos a favor, queda quizá una pregunta pendiente: ¿no era posible liberarse del tono fársico que se imprime a los personajes en las obras dirigidas a los jóvenes?

Texto  
¿Te gusta?