Revista Chilango

3ra. encuesta
anual de sexo
Agosto 2014
No. 129
Suscríbete

Registrate o inicia sesión a través de:

Leonora Carrington y sus personajes fantásticos

Crítica Chilango


Centro Nacional de las Artes

Río Churubusco 79

Esquina con Calzada de Tlalpan

Col. Country Club

Tel. 4155 - 0000

Horario

Lun-dom 9 a 19 hrs.

Usuarios:



Precios

  • Entrada libre
TC:

Especial

Crítica Chilango

Por Carlos Tomasini

Un cerdo alado es el personaje fantástico que da la bienvenida a esta exposición que reúne 29 esculturas creadas por la escritora, pintora y escultora surrealista, Leonora Carrington, durante sus últimos meses de vida.

Creadas entre 2010 y 2011 por esta artista de origen inglés, pero que llegó a México a inicios de la década de los 40 huyendo de la Segunda Guerra Mundial, estas esculturas fueron elaboradas en la Fundición Artística Velasco, que colaboró con el montaje de la muestra.

Contrario a lo que se ve en las películas, la mayoría de los artistas no suelen crear sus esculturas manipulando ellos mismos el bronce o cualquier otro metal, sino que crean modelos y los envían a talleres o fundiciones donde les dan forma.

En el caso de estas obras de Carrington, ella misma detallaba o modificaba las esculturas antes de que fueran fundidas, por lo que tienen ese toque especial de las obras surrealistas, especialmente las pinturas, que les hacen parecer tener vida propia.

Y justamente ese proceso también está registrado en la exposición a través de 18 fotografías que muestran la colaboración que tenía Carrington, a pesar de su muy avanzada edad (más de 90 años), con los fundidores, lo cual es enriquecedor para el visitante que pocas veces conoce el proceso de creación de la obra que está viendo.

En cuanto a las esculturas, se presentan 3 de 20 centímetros realizadas en plata, 25 de formato mediano de entre 30 centímetros y 1.70 metros de altura, y una monumental de 3 metros de altura fabricada en bronce, además de tres miniaturas en plata.

Una de las piezas que llaman la atención es “A Hug”, una escultura hecha en bronce que representa a un personaje que parece dar un doble abrazo con unas manos de dedos largos, delgados y puntiagudos, muy típicos de las obras de Carrington, complementados con dos cabezas de ave que también salen del cuerpo del personaje a manera de extremidades o un segundo par de manos.

Para llegar a donde está la exposición, la Biblioteca de las Artes del Centro Nacional de las Artes, hay que subir un par de escaleras y llegar hasta el fondo del pasillo (al extremo contrario de donde se encuentran los cines); está bien señalizado, pero si no conoces el lugar, puede resultar difícil ubicarlo.

Aunque breve, el recorrido por la exposición deja en el visitante una buena idea de lo que fue la obra de Carrington y podrá descubrir, si es que no lo sabe, que sus creaciones están por todos lados en México, desde museos hasta espacios públicos.

Es una muestra imperdible para los amantes del surrealismo (ese que tanto nos gusta en México) y un excelente acercamiento para los que no conocen la obra de Carrington y sus personajes de fantasía que hacen volar la imaginación.

Texto  
¿Te gusta?
Síguenos en: