Revista Chilango

Chilanga del año: Elena Poniatowska

Diciembre 2014

SUSCRÍBETE AQUÍ A LA REVISTA

Forma parte del Club
Vive Chilango

Síguenos en:

Taken

Crítica Chilango


Galeria Enrique Guerrero

Horacio 1549 int.A

Entre Ferrocarril de Cuernavaca y Solón, esquina con

Col. Polanco Chapultepec

Tel. 5280-2941

Horario

lun-vie 10-14:30 y 16:00-18:30, sab 11-13:30

Usuarios:



Precios

  • Entrada libre
TC:

Especial

Crítica Chilango

Por Carlos Tomasini

Una vez bebió 100 litros de jugo de zanahoria para cambiar su color de piel y, otra, se sometió a una cirugía para cambiar su ombligo por un tatuaje que decía “unborn”: es Héctor Falcón.

La obra de este transgresor artista sinaloense nacido en 1973 no sólo aparece en su propio cuerpo, sino también en la fotografía, la instalación, la escultura y, como es el caso de esta nueva exposición, en la pintura.

“Taken” es una muestra donde los lienzos y los marcos son intervenidos para que se conviertan en parte de la obra de arte, mediante una especie de collage que le da diferentes apariencias y puntos de vista.

Así, Falcón ahora no altera su metabolismo, sino la pintura, mediante lienzos encimados, imágenes mezcladas y perforaciones que dejan ver nuevas imágenes en diferentes niveles y profundidades.

Se trata del segundo acercamiento de este egresado de La Esmeralda a la pintura después de ocho años y, en armonía con sus otras creaciones anteriores, definitivamente no es estática y rompe diversos paradigmas del arte.

El espacio de exposición de la Galería Enrique Guerrero es pequeño, por lo que no se trata de una extensa muestra (apenas una docena de ellas), así que se puede recorrer fácilmente y tomarse su tiempo para observarlas.

Para ingresar a esta galería, localizada casi al principio de la calle Horacio (hacia Periférico), aunque está abierta a todo el público, hay que tocar el timbre para que te abran, así que no te saques de onda si llegas y ves una reja cerrada.

Aunque las obras de “Taken” transgreden el espacio y rompen el mito del marco y el lienzo intocables, en el fondo son sencillas y sin grandes interpretaciones detrás, más bien se trata de un ejercicio visual y que, inclusive, resulta divertido. 

Texto  
¿Te gusta?