Revista Chilango

Las 100 canciones que marcaron nuestras vidas

Octubre 2014

SUSCRÍBETE AQUÍ A LA REVISTA

Síguenos en:

Good night London

Crítica Chilango


Centro Cultural de España

Guatemala 18

Esquina con A espaldas de la Catedral

Col. Abeto

Tel. 5512 9203

Horario

Mar-sab 10 a 21 hrs, dom 10 a 16 hrs. Hasta el 10 de febrero.

Usuarios:



Precios

  • Entrada libre
TC:

Crítica Chilango

Por Fernanda López Díaz
 
La vida nocturna es gran parte del atractivo de varias ciudades. Entre ellas se encuentra Londres, que, a pesar de ser parte de un país que goza de ser visto como sinónimo de clase y elegancia, es también la cuna del punk (entiéndase: agresividad, nihilismo y anti-establishment en forma de guitarrazos y directas letras de protesta).  Con estos antecedentes no es sorpresa que tengan una de las escenas fiesteras más envidiables. 
 
Jesús Madriñán (España, 1984) buscó inmortalizar la vida nocturna londinense y a sus personajes. Para hacerlo retrató a distintos antreros, principalmente del distrito de Shoreditch, durante los últimos momentos en que los clubes están abiertos. El fotógrafo explora cómo los ambientes artificiales, en este caso la vida nocturna, se convierten en un factor clave en la construcción de la identidad. 
 
El gran mérito de Madriñán no se encuentra sólo en su dramático y pictórico tratamiento de la luz y del color, sino en la sensibilidad tan especial con la que retrata a los distintos personajes. Su forma excesivamente cuidada de capturar a la alocada juventud londinense provoca una  descontextualización inesperada que da un toque contemplativo a situaciones y personajes que vistos en acción son desenfrenados y salvajes, algunas veces incluso rayando en lo vulgar. Más que hacernos sentir dentro de un club, es como ponerle pausa a una muy buena fiesta; es el libertinaje nocturno visto a través de una mirada exquisita. 
 
En la corta carrera del fotógrafo español podríamos decir que esta es su mejor obra. No sólo eligió un tema atractivo, sino que supo aportar mucho más que algo "cool". No sólo documenta lo que pasa, sino que invita a la introspección. En la actualidad hay muchos jóvenes fotógrafos que se jactan de hacer arte fotografiando la vida nocturna de diversas ciudades del mundo. Madriñán es de los pocos que verdaderamente lo logran.
 
Texto  
¿Te gusta?

 Lo más visto

Lo más comentado

 Lo más compartido