Revista Chilango

Las 100 canciones que marcaron nuestras vidas

Octubre 2014

SUSCRÍBETE AQUÍ A LA REVISTA

Síguenos en:

Fernando García Ponce. Un impulso constructivo

Crítica Chilango


Museo de Arte Moderno

Reforma s/n

Esquina con Gandhi

Col. Abeto

Tel. 5553-6233

Horario

De martes a domingo 10:15 a 17:30 horas

Usuarios:



sitio web

Precios

  • General
  • $25
TC:

Crítica Chilango

Por Paris Alejandro Salazar

Frente a la tentación de meter toda la realidad del objeto en el ámbito cerrado de un cuadrado, Fernando García Ponce le dio sentido al espacio, desapareció los objetos de sus obras al cambiarles el sentido y sometió la forma a la voluntad creadora para conseguir el abstraccionismo lírico, violento y preciso que identificó su obras.

La exposición reúne 45 obras de acuarela, collage y pintura que abarcan los inicios del pintor desde la exploración e incursión en el geometrismo (caracterizado por la pasión y la energía emotiva, la apuesta por la sensualidad de la materia y el deslumbrante impacto del color) hasta la manipulación de significados y la fabricación de relaciones a partir de fragmento de imágenes y palabras, que le permitieron ser un referente en la plástica mexicana.

La retrospectiva, montada a 25 años de la muerte de García Ponce, busca ampliar el conocimiento de su producción artística, conocer la intimidad y el estilo personal del artista, por lo que también se incluyen los proyectos que realizó en artes escénicas, cine y arquitectura al lado de Manuel Felguérez, Maka Strauss, Alejandro Jodorowsky y Alian Lipkes.

La exhibición abarca cuatro módulos: De los inicios a la consagración, la Generación de la Ruptura, la metáfora arquitectónica y la irrupción del collage.

Fernando García Ponce fue un pintor clave dentro de la historia de la pintura mexicana moderna, integrante de la generación de la Ruptura, que tuvo el feroz atrevimiento de romper viejos modelos en la búsqueda de una nueva forma de expresión y de transformar la realidad en otra realidad, en la “suya”. No como evasión, sino arriesgándose a poblar el vacío.

La obra refleja el rechazo a la naturaleza y cualquier referencia a ella, pinturas planas sin la más leve insinuación a la tridimensionalidad –lo que sería un acercamiento a la realidad natural–, manchas de estirpe informalista, bordes borrosos para suavizar, leves ondulaciones, remates irregulares, combinaciones delicadas de colores fuertes y tonos suaves, ligeras alusiones a la realidad, insinuaciones de profundidad, así implantó las formas en sus obras, donde el fondo tiene una función de marco.

Pintura presidida por el rigor aunque pareciera sometida al imperio del caos, que no requieren mayor explicación que la que da a través de su equilibrio, piezas que son espacios vivos y animados por el espíritu que el creador ha logrado encarnar. Como decía Fernando García Ponce: “…el arte es como una fuente de agua viva. Su gran valor consiste en que permite la introspección y nos salva un poco de ser devorados por el sistema atroz y absurdo en que vivimos. Es la única posibilidad de sacar todo lo bello y grande que hay en el ser humano”.

Texto  
¿Te gusta?