Devoción a San Judas Tadeo

Wuapiteñas y tepichulos van a la iglesia

La fe mueve montañas y también mueve cuerpos. El 28 de cada mes en el entronque de las avenidas Hidalgo y Paseo de la Reforma se contonean suavemente con la cadencia del cumbiatón y el reguetón de moda de los jóvenes que van a dar gracias o a pagar una manda por “el paro” que les tiro San Judas Tadeo.

A pesar de que la juventud es una etapa en que las figuras de autoridad, llámese padres, iglesia, policía o gobierno, son rechazadas, los jóvenes capitalinos hicieron suya la devoción al santo de las causas imposibles y perdidas, imponen su moda, usos y costumbres con o sin la venia de los feligreses de antaño el Templo de San Hipólito.

64853Mucha fe
Mucha fe (Cortesía @NaSaPyy)

Wapiteñas y lo tepichulos sobresalen y son mayoría, siempre dispuestos a bailar, cotorrear, “activar” y echar fe. Llegan por el Metro, en microbús, caminando o en reggetoneta (motoneta “tuniada” con luces de xenón y equipo de sonido). La moda se define como Tepigoga y Tepicrazy.

Ellas, sexys, con pantalones de mezclilla pegados -casi metidos con calzador-, blusas de colores entalladas, escotadas y dejando ver obligo, sombras coloridas en las pestañas y ojos adornados con unas grecas pintadas con delineador y rematadas con algunos brillos.

64849En la piel
En la piel (Cortesía @NaSaPyy)

Ellos, buscando intimidar, con cortes de cabellos tipo mohicanos desvanecido y algunos “rayitos”, pantalones entubados, con gorras recargadas en figuras, lentes de colores, piedrantes -una variante de diamante económico- y camisetas tipo trailero acalorado. Ambos con tenis tipo Jordan y algún distintivo de San Judas Tadeo o los colores verde, blanco y oro. http://www.youtube.com/watch?v=UUieiT49xGE

Los chavos van a agradecer el “bisnes” logrado, la conquista de la novio/a, que no fueron agandallados en la calle, el trabajo conseguido, la salud de la pandilla, favores individuales. Cada uno paga la manda a su manera, hay quienes obsequian dulces, comida, rosas, estampas, amuletos, oraciones, y si no hay dinero la cubren caminando desde el barrio hasta el templo, tres, cuatro, cinco horas cargando la imagen San Judas Tadeo.

64847Devoción
Devoción (Cortesía @NaSaPyy)

Vienen de toda la ciudad y sus periferias, principalmente el oriente, Iztapalapa, Iztacalco, Nezahualcóyotl, Ecatepec, Chimalhuacán, Los Reyes, Ixtapaluca, también del norte de Azcapotzalco, Gustavo A. Madero, Naucalpan, Tlalnepantla, de distintos puntos.

Y todo esfuerzo tiene su recompensa, por eso en la placita  Francisco Zarco contigua al templo es una oasis del reventón, el ligue y la “activación”, suena la música en mochilas con bocinas como la de los vagoneros, regetonetas o el celular, comienzan a cerrarse los puños y a enrojecer las narices como la de Rodolfo el Reno.

“Yo le pedí a San Juditas, una nenita bonita, que se vista chacalona y que no ande de loquita… este 28 voy a ir a San Juditas, a pedir una nena que se vea bonita, que se vista fashion GOGA… Y que en la tardeada no ande de loba, y que mis mensajes nunca me revise, que se dé cuenta de cuenta de cuánto la quise y que no se fije en la cosa que hice…” suena la canción de El Habano.

64852Carnales
Carnales (Cortesía @NaSaPyy)

Además de temas como “Fashionista de Ixtapaluca”, “Dale gata suelta”, “Buum, buum, mamy suéltale”, “mueve tu faldita”, “Dupstoton por delante”, de los Dj´s Alucito, Bekman, Ashlek, Urbek, Pablito Mix, con lo mejor del reguetón y cumbiatón, ojo no son lo mismo, hasta entre los perreos hay ritmos. Y hay que tener cuidado porque en un movimiento del baile de “la licuadora” te andan arrimando el “cheto” o te toca “arrimón de tamagochi”. http://www.youtube.com/watch?v=ESno72nxPZ0

En la ciudad se ha creado un rechazo mayoritario a estos “niños de San Judas”, algunos los llaman despectivamente “chakas”, lacras, inhaladores de solventes, “la rata”, mugrosos, malandros, nacos y drogadictos, y se les acusa de “talonear” en la calle.

64848Agradecimiento
Agradecimiento (Cortesía @NaSaPyy)

La ciudad tiene sus contradicciones, por ejemplo, si una chica de tez blanca usa el fleco tipo chilindrina (que sirve además para ocultar los barros de la adolescencia) y usa lentes de pasta es hipster, pero si la joven es de piel morena y chaparrrita es una reguetonera o una chaka.

64850Herencia
Herencia (Cortesía @NaSaPyy)

Un creyente es una persona que cree. Un devoto puede manejar un Mercedes Benz, asistir a espectáculos costosos en Santa Fe y comer en restaurantes gourmet, igual puede viajar en microbús, bailar en perreos y comer tacos de venado callejero afuera del Metro Hidalgo.

La gente trata a San Judas Tadeo como un miembro de su familia, es alguien incondicional en quien pueden confiar, que no juzgara sino que “te hace el paro”, que no exige y siempre estará al alcance de una oración.

 Acá, otra galería de fotos.