De la carpa al stand up, del cine de oro a la comedia actual

El origen del humor en el cine mexicano

Verónica Gómez
Hoy en día podemos encontrar múltiples opciones para disfrutar de la comedia, ya sea a través de canales como Comedy Central o programas como Humor es…Los Comediantes. Sin embargo, pocos nos hemos puesto a pensar en el origen de estos monólogos, ahora llamados “stand ups”. 
 
¿Actuamos como caballeros o como lo que somos? El humor en el cine mexicano, exposición en la Galería de la Cineteca Nacional, recorre y desmenuza lo mejor de la comedia en México, desde sus inicios en carpas y circos, hasta los stand ups actuales. Aquí cinco características del antes y el después que podemos encontrar al recorrer esta muestra:

Cómicos de carpa

Los orígenes de la comedia en México se remontan a los tiempos de la Colonia donde los temas principales eran aventuras picarescas propuestas en la literatura española. Tiempo después, las carpas de circo hechas con jacales de madera y lonas, comenzaron a aparecer en diversos sitios de nuestra ciudad, en ellos se presentaban músicos, cantantes, bailarinas, cómicos y magos. Y para que te des una idea de los grandes personajes que salieron de estos espectáculos, te platico que así fue como Cantinflas, Mantequilla, Clavillazo y Capulina se dieron a conocer.

¡Ay no maaás!

A diferencia de los escenarios actuales en los que normalmente solo se cuenta con un músico y un pedestal con micrófono, antes todo estaba ambientado de una manera totalmente teatral. No era solo un cómico el que aparecía sino un artista capaz de cantar, bailar y actuar junto con todo un elenco. 
Y para muestra un botón, no dejes de ver las impresiones de fotografías que visten las rejas de la cineteca, seguro encuentras a Cantinflas actuando en una carpa o a Tin tan bailando junto a Tongolele.
 

¡Ya llegó su pachucote!

Una notable diferencia entre la comedia de antes y la actual es, sin duda, la música y el baile. ¿Cómo olvidar escenas tan graciosas y entrañables como la de Cantinflas bailando “el bolero de Raquel” o Tin tan, Resorte y Clavillazo con su singular movimiento de pachuco? Más aún las cientos de canciones mexicanas creadas especialmente para la escena en cuestión. Más de 700 piezas, entre ellas muchas fotografías, harán que sea imposible ir a la muestra y no reír.

¿No que no, chato?

Otra particularidad de la comedia en el cine mexicano de los años 40 y 50 fue el lenguaje tan jovial y divertido. Frases como: “mátenme porque me muero”, “¿Y quién dice que no te quiero?, lo que pasa es que no me convienes para mi futuro”. “A mí me gustan tiernitas como las calabacitas” o “Ahí está el detalle” marcaron escenas de películas que hoy son todo un icono. Hoy en día resulta difícil imaginar monólogos que no estén llenos de groserías, diálogos misóginos o discriminatorios. “Tons, como quién dice…” ¿qué nos ha pasado?”

La traigo muerta

Cierto es que los estereotipos van cambiando conforme a la época, antes se veía al charro, a la india, al galán, al borracho o al pachuco, mientras que ahora encontramos al narco, al fresa, a la bailadora exótica o al político. 
Ya sea que vayas porque eres fanático del cine mexicano o porque quieres pasar un gran rato, esta exposición te encantará.
Tip: No dejes de visitar el tercer piso de la galería, donde encontrarás la representación de un salón de baile de los años 40´s, con proyecciones de escenas del cine mexicano.
 
¿Actuamos como caballeros o como lo que somos? El humor en el cine mexicano 
Galería de la Cineteca Nacional de México
Av. México Coyoacán #389
18 de mayo – 18 de octubre
m-d, 12-21 h
$50
$30 estudiantes y adultos mayores