Crónica de MACO

Un anónimo en la Zona

Si ya está explicado todo lo que hay en Zona MACO 2011, te traemos la breve crónica de un visitante anónimo de la feria. Quizá alguno de ustedes se siente identificado. 

1

"¿Cómo ves esto?", pregunto a GuillermoSantamarina, curador y carta fuerte de la escena del arte en México. "Muybien", responde. "Pese a todo mi escepticismo, hay muy buena obra".  Guillermo es conocido por crítico, pordefensor de algunas causas (casi) perdidas, por tener la mano dura en el mejorsentido de la idea. Me interesa lo que dice.

"Hay poca gente ahora", le digo a PedroReyes, artista de importancia y colaborador del Urban Genome Project dentro del recinto. Espero algún comentario alrespecto de la Feria en sí. Platicábamos de otra cosa (que mañana trataremosmás a profundidad) y lo noto sorprendido ante el cambio de tema. "Pues laverdad es que no sé". Sonríe. "La verdad es que no importa". Continuamosplaticando en tono amable.

34397Visitantes de MACO
Visitantes de MACO (Cassandra Guti?rrez)

Entonces me paro con Mariana Pérez Amor,directora de la Galería de Arte Mexicano. "El día de la inauguración  había siete mil personas. Fue un horror. Pero hoy no haparado de venir la gente, ha estado muy a gusto. Las cosas van muy bien". Haymuchas galerías extranjeras, parece que son más que las mexicanas. "Hay casi eldoble de espacios que el año pasado", me comenta. La GAM goza de una historiaextensa y llena de éxitos dentro del circuito; puede perfectamente defendersesola.

Había que buscar la opinión extranjera.Me acerco a la responsable de la galería Joan Pratts, de Barcelona. Queríapreguntarle acerca de su experiencia como espacio extranjero en un eventomexicano. Le pido dos preguntas. Me dice, en tono pedante, que no tiene tiempo porqueescribe un mail. De acuerdo. Mealejo. Se me pasa el tiempo y no puedo ya acercarme a ninguna otra galeríaforánea. Irresponsable.

2

34398El artista Pedro Reyes
El artista Pedro Reyes (Cassandra Guti?rrez)

Zona MACO es un fenómeno extraño. Podemosconcederle algo de verdad a cada una de las opiniones encontradas. De Reyesentiendo el interés por los espacios creativos que ofrece la feria. Es unadinámica muy viva, donde las propuestas que invitan a la reflexión y al diálogopueden antojarse tan interesantes como las del comercio. No importa cuántagente se aparezca.

De Guillermo Santamarina aprecio elescepticismo (el arte como medio, no como fin último… ¿o no?) y elreconocimiento de la calidad imperante. Si MACO fallara en la selección de susespacios y las obras expuestas (aunque no todo es perfecto, claro), fracasaría alinstante. Los símbolos de estatus, en todos los sentidos, son la basefundamental del evento. Para bien y para mal.

Y en el lado comercial, todo pareceflorecer. La GAM goza de éxito a razón de los dos conceptos ya citados: lacreatividad genuina se transforma en estándar, que a su vez hace engranar bienlos mecanismos de negocio. De las galerías de fuera no sé nada.

3

Filas y filas de espacios construidos conmuros falsos. Algunos grandes, algunos chicos, de organización medianamenteconfusa. Se notan, por su pequeñez, cuáles son las galerías que apenascomienzan. Incluso podrían descifrarse por su accesibilidad ante el quepregunta.

"Es el segundo año que tenemos en MACO",me dice un Andrés Arredondo entusiasta, director de la galería Tal Cual. "Vamosmuy bien. Lo importante es entender, para tanto galeristas como compradores, queel secreto está en mirar la obra con visiones de largo plazo". ¿Comercialmente?"Más bien, en cuanto a calidad. Si algo es bueno, va a vender".

34399Y m?s visitantes
Y m?s visitantes (Cassandra Guti?rrez)

Llegamos a eso en la escena del artecontemporáneo en México. Se ha vuelto tan popular y se ha pensado tanto, que ungalerista puede decir contento que lo bueno vende. Ya el público está muy bieninformado.

Si bien esto no es del todo cierto (loque vende no siempre tiene garantía de calidad), MACO ofrece la posibilidad dever cómo los diversos espacios en México pueden jugar a la altura de cualquierotro del mundo. La calidad de sus obras, sus publicaciones y sus firmas (¿acasoreconocí obra de la aclamada Sophie Calle en el stand de Luis Adelantado?) no pide nada a lo expuesto  en Lisson de Inglaterra, Joan Pratts deBarcelona o la David Swirmer de Nueva York. Por mencionar algunas.

El ambiente es tenso y, como es común enlos asuntos del arte, flota el sentimiento de urgencia por ser reconocido,saludado y aclamado. Es, sin duda, un evento social. MTV se codea con lo últimodel diseño industrial y las publicaciones de vanguardia.

Hasta en eso México ha logrado alcanzar losestándares internacionales.