Pónganse nariz de payaso

Otto combina las artes circenses con un gran mensaje.

Coordinación Nacional de Teatro

¿Ante la adversidad… reír, llorar, desmayarnos? Eso le pasa a Otto cuando está a punto de salir a dar función: su nariz de payaso se desmorona, el pánico lo asalta y se desmaya. Así comienza un viaje al interior donde casi sin palabras sobre el escenario, los Ottos (sí, hay más de un Otto en la obra y todos muy divertidos) nos conducen a los temores del personaje. Un viaje que finalmente vendrá a bien para salir avante de la situación.

La obra es ideal para toda la familia: chiquitos, medianos y grandotes (como tú y yo) podemos disfrutar la obra. Los más peques no necesitan seguir la historia porque casi no hay diálogos; los medianos y grandes podemos disfrutar del mensaje, las artes circenses y de cómo los actores interactúan con nosotros.

Con Otto, Aziz Gual, director de la obra, celebra 25 años de carrera. Aziz es uno de los artistas de clown más importantes de México y siempre sus espectáculos están cargados de emoción. En esta ocasión es La Bomba Teatro quién presenta el montaje, una compañía que se distingue por su maestría en el arte circense y por la música en vivo.

Si después de salir del teatro te quedaste tú o tu chaval con la inquietud por las artes del Circo, practiquen juntos el malabar o el juego del equilibrio. Pero si quieren practicar en forma puedes googlear escuelas de arte circense. Mientras aquí te dejamos una que hallamos en el “feis” www.facebook.com/eSpacioAbiertoMX.

 

Teatro Julio Castillo, Centro Cultural del Bosque

(atrás del Auditorio Nacional)

Sábados y domingos, 12:30 hrs.

Admisión: $80

ÚLTIMAS FUNCIONES: 6 y 7 de julio