¿Ya conoces Lamponi? Una auténtica heladería italiana

Porque no hay nada que un helado no pueda arreglar

Así luce la vitrina de helados de Lamponi
Foto: Lamponi

“En México no hay buenos helados”, escuché decir a un italiano hace poco y me negué a creerlo. Así que cuando nos enteramos que abrió un local de auténticos gelatos en el Centro Histórico tuvimos que ir a conocerlo. Bautizado en honor a la frambuesa, Lamponi es una pequeña heladería sin pretensión alguna más que ofrecerle un buen helado a los mexicanos.

La historia de Lamponi inició 10 años atrás, cuando Gianni Lusoli decidió cruzar el Atlántico para mudarse a Veracruz. Lugar donde abrió un pequeño rincón italiano llamado Sapori d’Italia. Si te suena el nombre, es porque años después el local se replicó en diversas partes de la Ciudad de México. Una vez terminado el ciclo de la antigua heladería, inició el de la frambuesa del centro.

Helados Lamponi
Foto: Lamponi

En su vitrina puedes encontrar gelatos con leche y sorbetes, o lo que es lo mismo: helados y nieves. Aquí los preparan a diario y eso es lo que los hace tan especiales. “En las heladerías italianas tienes que ver que hay alguien haciendo el helado”, nos cuenta el originario de Florencia. Quien nos confesó que ama los helados desde niño y que cuando come uno, le siguen por lo menos un par más.

Tienen sabores para todos los gustos, desde los clásicos de mango, fresa o limón, hasta los más exóticos como zapote negro o carambola. En cuanto a los elaborados con leche, las estrellas de la casa son el de frutos del bosque y el de avellana. Aunque al parecer el de mamey es el favorito de las personas mayores. El local lleva poco más de seis meses abiertos y Gianni ya conoce muy bien el gusto de los mexicanos.

Helado de frutos del bosque
Foto: Lamponi

Mientras platicamos, el sonriente italiano saluda a los vecinos que transitan por la zona y nos cuenta que sus helados se comienzan a elaborar desde un día antes. “La mezcla de leche o agua la dejamos reposar por lo menos 10 horas para después combinarla con las frutas y demás ingredientes, y así conseguir un helado más cremoso”.

Gianni asegura que “en el mundo, toda la comida fresca y genuina es rica. Estos helados no tienen grasas nocivas y se reflejan en el sabor”. Pero no creas que eso significa helados hipsters de precios exorbitantes. El sencillo está en $30 y el doble en $50. Ya que si andas deprimido y quieres sentarte a ver Bridget Jones frente a la tele, el litro cuesta $180.

Helado de Oreo
Foto: Lamponi

Un lugar de helados italianos no puede estar completo sin un café y Lamponi no es la excepción. Aunque de acuerdo al amable heladero, él y su socio Danilo lo consumen más que sus clientes. “Somos adictos al café, yo me tomo diez diarios”, confiesa entre risas. Pero el affogato es uno de sus productos más vendidos y lo entendemos: café espresso con helado de tu elección. Sin duda, un combo ganador.

¿Dónde?

COMPARTE
Viajera apasionada por descubrir historias y experiencias a través del paladar. Siempre la encontrarás comiendo algo rico y compartiéndolo en sus redes sociales.