Tres fondas mexicanas para comer rico en la ciudad

Tlayuda de tasajo de Fonda Arturín
Foto: Javier RincónTlayuda de tasajo de Fonda Arturín

Sabemos que amas comer delicioso y barato ¿quién no? Es por ello que desde hace cinco años tenemos una edición muy especial: Comer Rico. Para hacerla recorremos la ciudad en búsqueda de 50 nuevos lugares que cumplan con las tres “B” (bueno, bonito y barato).

Si todavía no tienes la revista, te quedan algunos días para adquirirla y consultar nuestra guía para tener contenta la panza sin sacrificar el bolsillo. Mientras tanto te dejamos con estas tres fonditas con onda que aparecen en el listado.

Fonda 115

Algo mágico debe tener un lugar cuya dirección (115) es el mismo costo de su menú. Aquí encuentras la típica comida corrida, pero lo que hace diferente a este lugar es la creatividad de su chef, Christian Chávez. En sus opciones de sopa, ensalada, plato fuerte –pescado, carne o vegetariano–, postre y agua, incluye sabores sorprendentes de todo el mundo: quinoa, lavanda, tzaltziki y tomillo ($115), todo manejado con una maestría digna de los manteles largos.

Fonda Arturín

Los sabores que encontrarás en este lugar son fruto de un viaje a Oaxaca hecho por el chef Maycoll Calderón –Huset–. Desde primeras horas de la mañana hasta avanzada la medianoche, podrás probar las tradicionales tlayudas con tasajo ($90) o con chapulines ($120). Sin duda, uno de los mejores moles de la Ciudad bañan sus enmoladas ($50) y su sopa de hongos ($40) es una delicia. Su único postre es el plátano al comal ($25), pero bien vale una mordida.

Fonda Mal Diablo

Menú completo de Fonda Mal Diablo
Foto: Fernando Díaz Vidaurri

Tres amigos y cocineros comenzaron un blog que bautizaron como Mal Diablo en una noche de tragos. Su cocina era itinerante, hasta que cinco años después se asentaron en un espacio que transformaron en fonda. Aquí se alimenta a residentes y empleados de la Doctores –y anexas–. Entre semana tienen un menú diario que consta de una entrada, un fuerte, postre y soda de la casa por $75; también hay opción a la carta, donde el obligado es el medio pollo de leche ($85).

COMPARTE
Viajera apasionada por descubrir historias y experiencias a través del paladar. Siempre la encontrarás comiendo algo rico y compartiéndolo en sus redes sociales.