Top 5: Roscas de Reyes

El maratón termina aquí

Archivo Chilango

La partida de la rosca… de reyes es una de las fiestas post decembrinas que más nos gusta en la redacción. Durante varios años de pruebas llegamos a la conclusión de que estas cinco son las que valen la pena para hacer fila.

Da Silva

Esta rosca me sorprende por la buena relación precio-calidad: es una rosca mediana que por menos de 200 pesos entrega la consistencia de un pan perfecto para sopear en una taza de chocolate.

Dónde: Periférico Sur 4132, Jardines del Pedregal, 5135 6914, $160, para 8 porciones.

Maricú

Aunque tienen roscas tradicionales (pan, azúcar, frutos secos) las versiones sui generis valen cada peso. Una de las favoritas: la que lleva nuez y un dulce relleno de dulce de leche. Aunque esta combinación puede ofender a muchas “tradiciones” le damos la bienvenida a este cuasi alfajor enroscado.

Dónde: Agua 145, Jardines del Pedregal, 56832294, $320, para 12 porciones.

Panmex

Aunque en su exterior esta rosca luce convencional (acitrón, fruta, repartida en partes iguales y costras de azúcar generosas) por dentro hay sorprecitas de nuez y pasas que hacen la mordida más interesante.

Dónde: Av San Jerónimo 530, Jardines del Pedregal, 5595 2768, $160, para 10-12 porciones.

La Ideal

El twist de esta rosca proviene de las cáscaras de naranja repartidas por aquí y por allá y que hacen una justa competencia a los elementos acitronados tradicionales. El pan, de tan suave, luce como una esponja y dejará un caminito de moronas de la caja al plato

Dónde: 16 de Septiembre #18, Centro Histórico, 5130 2970, $65, para 8-10 porciones.

Patita La Vaca

Después del pan de queso y el pan de muerto la rosca de reyes es uno de los productos más exitosos de esta pequeña panadería de barrio (es tan solicitada que tienes que pedirla con anticipación). El sabor, estamos casi seguros, te recordará a las roscas que comiste en la infancia.

Dónde: Coahuila 172, Roma, 47561266, para 1-2 personas.

¿Quieres más opciones? 

Busca en chilango.com el debate de nuestros “Editores tragones”