Tintos de Burdeos

La columna

Por: cohen/buenavida.mx

 

La dificultad con las etiquetas de los vinos de Francia es que generalmente no contienen toda la información que nos gustaría leer. Casi siempre leeremos una región y los franceses creen que con eso ya lo sabemos todo, así que para ayudar a entender mejor eso, hay que tomar en cuenta que Francia está dividida en grandes regiones y cada una tiene características muy específicas.

En el caso de Burdeos (con más de 105,000 hectáreas y 57 denominaciones de origen o apelaciones) destacan por mucho los vinos tintos a base de Cabernet Sauvignon, el Cabernet Franc, Merlot, Petit Verdot, Malbec (también llamada Cot que no es de Argentina como muchos pensarían) y Carmenere (uva que le hacen mucho ruido en Chile, pero como casi todas, es francesa). Cuando escuchamos el término “mezcla bordalesa” se está hablando de una combinación de estas uvas.

Generalmente las etiquetas de los vinos de Burdeos dirán “Chateau (francés para castillo) algo” o simplemente “Vin du Bordeaux” o algo “Bordeaux”. El término Chateau en cuanto a los vinos de Burdeos no aplica para un Castillo literal, como su traducción lo indica, sino que se utiliza más bien para designar una “Casa” de vinos.

Dentro de Burdeos hay 5 clasificaciones, que no viene al caso mencionar, pero como dato cultural aquí les dejamos 5 de los vinos más caros, más buscados y más famosos desde 1855: Château Lafite-Rothschild, Château Margaux, Château Latour, Château Haut-Brion y Château Mouton-Rothschild. Estas botellas alcanzan precios de miles (hasta cientos de miles) de dólares.

En comparación con los vinos mexicanos, los vinos franceses son un tanto más “delicados” o sutiles, nos son de esas bombas de aromas, si son muy complejos y tiene mucha estructura, pero no lo gritan, simplemente lo platican.

La columna pasada les recomendamos algunos buenos vinos blancos de Francia, ahora tocan tintos, todos ellos de Burdeos.

 

 

 

 

El más vendido en el mundo

2006 Mouton Cadet, Baron Phillippe De Rothschild

El Barón Phillipe De Rothschild (1902-1988) es uno de los productores de vino más exitosos de la historia. Heredó el Chateau Mouton Rothschild y para finales de los 30s empezó a producir buenos vinos franceses a precios accesibles.

Hoy en día, el Mouton Cadet es el vino tinto más vendido en el mundo, por lo que es casi una obligación probarlo.

Huele a cereza negra, capulín y moras negras; un poco especiado y herbal con un picor en nariz chistoso.

Y al probarlo en lugar de saber a frutas negras, sabe a frutas rojas y tiene también un poco de sabores a vegetales frescos. Al principio es un vino bastante dulce que hasta a chocolate sabe, pero un sabor como a pimienta negra al final ayuda a equilibrarlo.

Sin duda mejoraría con un rico paté, ya que como buen vino francés está pensado para acompañar la comida.

Otro vino que puedes conseguir en la Comercial Mexicana por $250.

 

 

 

Un vino “superior”

2001 DYvon Mau Exigence

La denominación de origen Bordeaux Supérieur es reconocida por sus vinos más potentes y con mayor potencial de guarda que otros de Burdeos. Las variedades utilizadas son las mismas pero las normas son más estrictas, la producción es más reducida y la selección se hace de viñas más antiguas.

Este vintage 2001, tiene ya sus años y debemos tratarlo con cuidado. No agitar la botella y pasarlo suavemente a un decantador, si la botella estuvo bien almacenada (de forma horizontal en una cava) probablemente notes que uno de los lados esta pintado por dentro… no hay de que preocuparse, es normal.

Aromas de cereza, frutas secas , regalíz, chocolate. Al fondo empieza a sentirse algo de madera y canela. Al probar el vino solo podemos describirlo como muy elegante, muy balanceado, redondo, es difícil pensar en algo que le falte o le sobre. La madera es bastante presente, pero no pica ni agarra… envuelve.

 

Lo consigues por $600 en La Castellana.

 

 

El vino “Pirata”

Chateau Lafitte 2007

El Chateau Lafite-Rotschild (Lafite con una t) es uno de los vinos con más fama del mundo. El Chateau Lafitte (con dos ts) es como la versión “pirata” de éste vino, de otro productor pero con uvas de la misma región en Burdeos.

NOTA: Éste vino necesita una buena oxigenación dejándolo reposar en la copa (o en un decantador) una media hora; si nada más lo sirves y te lo tomas no va a oler ni a saber a lo que aquí describimos.

Huele como si estuvieras tomando un café dentro de un establo en un día lluvioso (sin los olores del abono): Café, cuero, animales, madera y tierra húmeda.

Sus sabores son muy frutales, a moras rojas, arándano y ciruela, un poco de chocolate y hierbas y vegetales como pimiento al final. También tiene un leve sabor salado.

Está bueno, pero aún le falta madurar; se antoja con un plato de chuletas de cordero.

Está de oferta en La Europea de $490 a $290, por lo que vale la pena (El original Chateau Lafite-Rotschild 2007 costaría más de 4 mil pesos).