Taquerías sobre ruedas, pusimos a competir a tres bicitacos

Sirven tacos de buen tamaño (con los que de una orden, pueden salir dos) y una baraja de aderezos

Bicitacos Liverpool
Foto: Pablo Mata

Si no has probado estos bicitacos, te has perdido de mucho

Un puesto de tacos que ostenta un par de ruedas de bicicleta es quizás el medio de transporte más valioso de la Ciudad de México. No nos llevará a ningún lado, pero sí nos transportará al reino del sabor y la grasita —de la más rica—, son los bicitacos.

Este tipo de puestos son una ave taquera poco avistada: una plancha relativamente grande con sus montañitas de carne, dos o tres tenderos y un huacal de plástico con hielo y refrescos. Que por lo general, sirven tacos de buen tamaño (con los que de una orden, pueden salir dos) y una baraja de aderezos. Frijoles, pepinos y salsas que, como se sabe, definen si un local vale la pena o no.

Checa nuestra selección de los mejores tacos de suadero

Sometimos a tres bicitacos a duras pruebas de calidad y sabor. Y como en la vida, aquí no hay un verdadero ganador, el viaje es la recompensa.

Los de Liverpool

Foto: Pablo Mata
Foto: Pablo Mata

A estos tacos los frecuenta una gran diversidad de comensales. Desde oficinistas de la colonia, hasta escritores becados de la Fundación para las Letras Mexicanas y gringos osados que han salido de la Biblioteca Benjamín Franklin a experimentar su primer taco.

Lo mejor de estos bicitacos es que, por default, te los sirven con papas y cebolla. Pero si por alguna extraña razón no deseas tales añadiduras, tienes que especificarlo fuerte y claro. Además, aquí todo taco es “gringueable”, en otras palabras, pueden hacerte tu taco con tortilla de harina y queso.

Foto: Pablo Mata
Foto: Pablo Mata

Salsas: Dos verdes (una de habanero) y una roja, además de pico de gallo
Complementos: Limones (a veces insuficientes) y frijoles. Con las papas y la cebolla es suficiente
Servicio: Muy bueno, aunque, si hay más de tres comensales, se pone un poco lento. Hay que llevar cambio de preferencia
Precio: $14 por taco, + $2 con queso, + $4 si es con tortilla de harina
Dónde: Liverpool 48, Juárez

Los de Río Sena

Bicitacos Río Sena
Foto: Pablo Mata

En lo que ya es un célebre corredor gastronómico —preferido por oficinistas y paseantes—, los Bicitacos de Río Sena cumplen con la primera regla no oficial para saber si son de confianza: siempre tienen gente.

Los sabores son básicos: chuleta, carne adobada de cerdo, bistec, longaniza, campechano y un alambre que abusa un poco de los pimientos. Los tacos son generosos y pueden llevar queso Oaxaca para cuando quieras darte un gustito.

Bicitacos Río Sena
Foto: Pablo Mata

Salsas: Verde, roja y mexicana. Sólidas, picositas y frescas
Complementos: Limones jugosos, frijoles y piña con habanero. Bien
Servicio: Atento, a pesar de la gente
Precio: $14 el taco, +$2 si va con queso
Dónde: Río Sena, entre Paseo de la Reforma y Río Papaloapan

Los de División

Bicitacos División del Norte
Foto: Pablo Mata

Estos bicitacos han sufrido un fenómeno interesante: parece que todos en la ciudad los conocen, pero casi nadie habla de ellos. En todo caso es un error muy grave, pues su sazón es espectacular.

«El secreto está en la mantequilla», confiesan en su perfil de Facebook. Y entre el lácteo y la salsa inglesa, no hay pierde. Un detalle que llama la atención es el queso de nachos como parte de los aderezos. Hay votos a favor y en contra, pero también ofrecen queso Oaxaca, para zanjar discusiones.

Bicitacos División del Norte
Foto: Pablo Mata

Salsas: Pico de gallo, roja y verde, que a simple vista parece inofensiva, pero hay que tenerle respeto, pues es de habanero
Complementos: ¡Tres niveles! Papas, nopales, cebolla en dos presentaciones, piña, pepino, frijoles, limones, salsa inglesa, maggi y el mencionado queso de nachos.
Servicio: Muy bueno. Amenizan tu comida con un radio de pilas y siempre ofrecen refrescos, que aquí son de medio litro.
Precio: $15 pesos el taco + $3 si son con queso Oaxaca
Dónde: Afuera del Metro División, dónde se une con Cuauhtémoc y Matías Romero.

Y porque por tacos no paramos, te recomendamos estos de pastor.