Rusia en la Ciudad de México, tres lugares para probar su cocina

Para comer como ruso no tienes que romper el cochinito

Pastel de miel de Art Café
Foto: Fernando DíazPastel de miel de Art Café

Poco se habla de Rusia, pero su gastronomía es un buen pretexto para entrarle al país más grande del mundo. Acá tres alternativas para probar su cocina:

Art Café, el cuento ruso

Este pequeño rincón dedicado a la cultura rusa se localiza a unas cuantas cuadras de la embajada rusa. Aquí además de probar su cocina, tienes la oportunidad de comprar artesanías, dulces y hasta juguetes. Si te gustan los postres, en Art Café tienen una buena cantidad para endulzar el paladar. Como el medovík, un pastelito de miel o el oládushki y el blínchiki que no son otra cosa que hot cakes y crepas hechas al estilo ruso. Si te gustan la empanadas, pide el pirozhkí, las hay rellenas de manzana o en su versión salada con champiñones y papa, carne o col.

Kolobok

Sopa borsch del restaurante Kolobok
Foto: Chilango

Lo que comenzó como un pequeño negocio de empanadas, se convirtió en el restaurante ruso más famoso de la ciudad. Para entrarle a esta gastronomía te recomendamos hacerlo con la sopa borsch, elaborada con betabel, carne de res y crema. Así como con el befstróganof, un platillo hecho a base de ternera y puré de papa. Tiene dos sucursales, la primera se ubica en Santa María de la Ribera y la otra en eje 6, muy cerca de Cuauhtémoc. Y si te preguntas el origen del nombre, se trata de un mítico personaje infantil ruso que emula una tierna bolita de masa.

Café Druzhba

En Ruso, druzhba significa amistad y es que su dueña ofrece la hospitalidad rusa en plena tierra azteca. El lugar tiene alma de fonda, lo que te asegura que podrás probar un sazón auténtico y puedes visitarlo cualquier día de la semana. Además de los platillos típicos como, aquí puedes darle un sorbo al kvas, una bebida alcohólica típica o a la chela Baltika que seguramente has visto alguna que otra vez en las tiendas especializadas.

COMPARTE
Viajera apasionada por descubrir historias y experiencias a través del paladar. Siempre la encontrarás comiendo algo rico y compartiéndolo en sus redes sociales.