La comida española siempre ha tenido lugar en nuestros corazones: rica, variada, de sabores intensos y muy familiar. La gastronomía ibérica es una favorita en los fogones de las casas de América Latina.

Y hablando de comida casera, Zeru es un claro ejemplo de todo lo que un buen restaurante debe tener: estilo, buen servicio y buena comida. Definitivamente, este es un lugar que debes visitar.

Una entrada memorable, además de llegar bien acompañado es el pimiento de gernika: unos pimientos bien emplatados, bañados en aceite de oliva y gratinados con queso parmesano. Un opción excelente si lo que quieres es compartir con tus amigos.

Una buena entrada no sólo puede consistir en pimientos, también pueden ser una rica sopa de pescados y mariscos, inigualable si vas con una cruda canalla que no te deja vivir.

Después de esa entrada, es menester decidirse por un buen plato fuerte, decisión fácil de tomar cuando tienes en el menú algo como los pulpos a la gallega, bañados con aceite de oliva, paprika y rebanadas de papa. Una delicia que puedes culminar, pasando el pan sobre el plato.

El risotto de lechón, chistorra a la sidra y chuletas,son otras de las delicias que puedes probar en este lugar, el risotto negro es una comida que no tiene pérdida. Todo esto, lo puedes acompañar de un buen vino tinto español al ritmo del flamenco y una buena conversación.